Este jueves 28 de febrero el representante permanente de nuestro país ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada, denunció la conformación de un ejército venezolano paralelo en Colombia.

 

Moncada indicó que la idea es que este grupo irregular penetre la nación, para alterar la paz y la estabilidad del país.

 

En este sentido, advirtió que para esto se utiliza el discurso de los desertores de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), con la intención de justificar “la conformación de un supuesto Ejército de Liberación de Venezuela en territorio colombiano todo con la intención de infiltrarse en nuestro país y destruir la paz de nuestra nación”.

 

Explicó además que quienes organizan este grupo irregular “hacen alardes públicos en los medios de comunicación de Colombia con total impunidad”.

 

«Exigimos al Consejo de Seguridad condena al uso de la fuerza militar contra Venezuela», dijo Moncada, al tiempo que denunció que Donald Trump continúa amenazando públicamente al pueblo venezolano con la opción militar.

 

En su disertación, Moncada afirmó que los actos ilegales de EEUU y Europa son «los primeros culpables del sufrimiento de nuestro pueblo. Las guerras modernas no se hacen con bombas, se hacen con bancos y lo están haciendo contra nuestro pueblo». 

 

Acusó, también, los actos de bloqueo económico que se sostienen desde la derecha internacional contra Venezuela. 

 

Denunció este jueves que hace una semana los gobiernos de Reino Unido y Estados Unidos «perpetraron el robo más grande» en la historia de su país.

 

«Más de 30.000 millones de dólares se robaron al pueblo venezolano y quieren hacer invisible ese despojo de proporciones históricas», sostuvo el diplomático.

 

Moncada calificó la acción de «crueldad calculada» contra Caracas y recalcó que si hay algún interés en la situación en el país suramericano, la primera acción que deben hacer esos países «es devolver lo que se robaron».

 

«Ellos cometen una acción de rapiña y pillaje que no puede ser ocultada con un manto de humanitarismo (…) No necesitamos de esos salvadores, guiados por la codicia, que terminan destruyendo todas las naciones a las que se acercan», indicó el representante venezolano, quien tildó esas acciones como medidas de extorsión. 

 

El funcionario señaló que el asedio financiero contra su país demuestra que las guerras modernas «ya no se hacen con bombas, también se hacen con bancos».  Por esa razón, exhortó al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a velar por el cumplimiento del derecho internacional frente «al uso de las instituciones económicas como armas de destrucción masiva», como en el caso de Venezuela. 

 

(LaIguana.TV/RT)

 

 

 

 

Comentarios Facebook