Un ciudadano iraquí que participó en 2003 en el derribo de la estatua del exmandatario Sadam Husseim, ubicada en Bagdad, mostró su arrepentimiento por el hecho y señaló que “si fuera un criminal, mataría con mis propias manos a Bush y a Blair”.

 

En un video publicado por la BBC, se observa el desgarrador testimonio de esta persona donde señala que no sabe por qué derribó la referida escultura, pero que le “gustaría ponerla allí de nuevo, reconstruirla”.

 

Precisa además que la invasión estadounidense destruyó su país y que, 16 años después, están en peor situación. “Destruyeron a Irak. Nos hicieron retroceder hasta la edad media o incluso antes”.

 

Así mismo tildó de mentirosos al entonces presidente de Estados Unidos, George Bush, y al primer ministro del Reino Unido, Tony Blair, quienes, cabe recordar, justificaron la invasión a esa nación ante la supuesta presencia de armas de destrucción masiva, argumento que, años después, ellos mismos desmintieron.    

 

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook