Desde el pasado jueves en horas de la tarde se produjo un gran apagón en la represa del Guri, que afectó a todo el territorio venezolano.

 

Especialistas trabajan de manera intensa para restablecer el sistema eléctrico en todo Venezuela, y ya se ha reportado que en 10 de los 24 estados del país se logró restituir la electricidad tras lo que el Gobierno de Nicolás Maduro califica como «un ataque de gran envergadura al sistema de energía nacional».

 

La corresponsal de RT, Érika Ortega Sanoja, ha recorrido las calles de Caracas y ha comprobado que tanto en el este, como en el oeste de la capital, reina la tranquilidad y la calma.

 

El personal del sector eléctrico ha trabajado de forma ininterrumpida en las últimas horas y los trabajadores de las estatales telefónicas CANTV y Movilnet tampoco han escatimado esfuerzos para mantener al país comunicado: en las zonas donde ha habido energía, la conexión de Internet se ha mantenido relativamente estable, aunque en zonas sin servicio eléctrico no fue así.

 

El Ministro de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, Hugbel Roa, ha declarado en una de las asambleas de CANTV que no dejarán bajo ninguna circunstancia que los venezolanos queden aislados.

 

Uno de los sectores para el que el suministro de energía es una cuestión de vida o muerte es el sistema de salud, y en la mayoría de los casos, alcaldías y gobernaciones han trasladado combustible a los centros médicos. Érika Ortega Sanoja ha visitado el Hospital General de Lídice Jesús Yerena, ubicado en el oeste de la capital, donde ha podido comprobar que las enfermeras, los médicos y el personal obrero estaban haciendo todo lo posible para atender a los pacientes.

 

Mientras los esfuerzos de recuperar la carga eléctrica en todo el país continúan, el Gobierno de Maduro decretó este viernes como no laborable y no escolar por el «sabotaje eléctrico». Para mantener el orden público se desplegaron los cuerpos de seguridad.

 

El vicepresidente sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura, Jorge Rodríguez, afirmó que se trató de un ataque cibernético al Sistema de Control Automatizado de Regulación, que fue una «arremetida brutal de la Administración de Donald Trump», y señaló al senador estadounidense Marco Rubio de orquestar el apagón con ayuda del dirigente opositor Juan Guaidó.

 

Por su parte, Guaidó niega que el apagón se debiera a un sabotaje externo y responsabiliza al Gobierno de Maduro de la situación.

 

(RT)

https://twitter.com/CiudadMCY/status/1104352340344295424?s=20

 

 

 

Comentarios Facebook