#LoÚltimo
Defensa del ingreso de los trabajadores signó política del Ejecutivo en 2016
Diciembre 31, 2016
La Iguana Google Plus

cuadro-trab.jpg

La protección del ingreso de los trabajadores constituyó la línea de acción que mantuvo durante 2016 el Gobierno Bolivariano, frente a los ataques y la guerra no convencional perpetrada por sectores políticos y empresariales de la derecha en contra del pueblo.

 

En el transcurso del año, el Ejecutivo decretó cuatro aumentos salariales con los que el ingreso mínimo legal de los trabajadores experimentó un incremento acumulado de 454%, con respecto al monto en que se encontraba a principios de 2016.

 

A pesar de la baja del precio del petróleo—principal fuente de ingresos de la nación—, del bloqueo financiero internacional,el ataque a la moneda y las prácticas de especulación, el presidente de la República, Nicolás Maduro, se ha centrando en la defensa del poder adquisitivo de las familias venezolanas.

 

En febrero, el jefe de Estado, anunció un aumento de 20%, que ubicó el ingreso mínimo mensual de los trabajadores del país en 11.578 bolívares (Bs). En mayo se decretó un incremento de 30%, que situó al salario mínimo en 15.051 Bs. En agosto se produjo un aumento de 50%, con el cual el monto mínimo salarial alcanzó los 22.576 Bs; mientras que con el último aumento de octubre pasado el salario mínimo de los trabajadores llegó a Bs 27.091, que fue homologado a las pensiones y tablas de trabajadores públicos y militares.

 

El mandatario también modificó la base de cálculo de cesta ticket socialista, de 8 a 12 Unidades Tributarias (UT), por lo que el monto que perciben los trabajadores por el bono de alimentación se sitúa en Bs 63.720.

 

De este modo, al sumar el salario mínimo mensual y el cesta ticket, el ingreso mínimo integral de los venezolanos se ubica en la actualidad en 90.811 bolívares.

 

El incremento salarial ha sido una política sostenida del Gobierno Nacional en protección de la clase trabajadora y en cumplimiento de la Constitución Bolivariana, en su artículo 91 que establece que “El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica. La ley establecerá la forma y el procedimiento”.

 

La Revolución Bolivariana suma desde su inicio, en 1999, un total de 35 aumentos del salario mínimo, de los cuales 14 corresponden a la gestión del presidente Nicolás Maduro.

 

Esta realidad contrasta con los 9 aumentos otorgados entre 1974 y 1998, durante los gobiernos de la IV República, la mayoría de ellos muy por debajo a los índices inflacionarios de la época.

 

(AVN)