Tras el ataque al Sistema Eléctrico Nacional, los venezolanos se sumaron al plan de contingencia para la distribución de agua potable en las comunidades, hospitales y otros centros de salud.

 

En Macarao, Caracas, los ciudadanos se integraron a estas acciones para contribuir a la estabilidad del pueblo venezolano, tras el sabotaje eléctrico. «Los que buscan crear zozobra y angustia deberían prestarnos apoyo para solucionar el problema», comentó un ciudadano a teleSUR desde esa comunidad.

 

En los últimos días, recordemos, algunos medios han difundido falsa información sobre la supuesta recolección de aguas negras en el Río Guaire.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook