Los cuerpos de los hijos de Miguel Antonio Caballero, un reconocido empresario del municipio Barbacoa del estado Aragua, fueron hallados en horas de la madrugada del pasado sábado 16 de marzo en un basurero de la población de El Sombrero, en el estado Guárico, con múltiples evidencias de golpes.

 

Los hermanos, identificados como Miguel Enrique y Katherine, habían participado el viernes en una reunión política a favor del autoproclamado “presidente encargado” de Venezuela, Juan Guaidó.

 

Ambos fueron secuestrados cuando llegaron a su residencia en Barbacoas por un grupo de sujetos, quienes los sometieron y se los llevaron a bordo de una camioneta blanca, propiedad de Katherine.

 

De acuerdo con el periodista Javier Mayorca, tras el hallazgo de los cadáveres diversos organismos de seguridad llevaron a cabo un despliegue por toda la entidad para dar con el paradero de los implicados.

 

La vivienda de la familia Caballero, donde irrumpieron los antisociales, tenía varias cámaras de seguridad, las cuales facilitaron la identificación de los asesinos. Uno de ellos habría sido el sargento Frecny Ramírez, quien fue ultimado este domingo en un enfrentamiento, según Mayorca.

 

Durante el secuestro, los antisociales también se llevaron una moto KLR, pertenecientes a las víctimas, la cual fue abandonada en El Sombrero y también facilitó la identificación de los asaltantes.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook