La reaparición del exdirector del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss), Carlos Rotondaro, manifestando su apoyo al autoproclamado «presidente interino», Juan Guaidó, y denunciando una crisis en el sector salud venezolano, ha generado un sinfín de críticas en las plataformas digitales debido al evidente doble discurso de este exfuncionario.

Tras diez años al frente del Ivss, Rotondaro –quien se encuentra en el exilio en Colombia- fue uno de los primeros en desmentir en junio del 2017 una supuesta crisis humanitaria en el país: “No hay una crisis humanitaria. Crisis humanitaria es cuando ya no puedes hacer nada y no tienes capacidad. Tenemos capacidad para la atención, para dar respuesta y para trabajar en la resolución de los problemas”.

Dicho discurso es completamente contradictorio al expresado el pasado lunes en una entrevista concedida desde Bogotá, donde calificó al Gobierno de “incapaz” y aseguró que los “pacientes hoy más nunca deben levantar su voz y exigir al régimen que les garanticen su tratamiento”.

En una entrevista ofrecida hace dos años a El Nacional, Rotondaro expresó: “Hay limitaciones en la asignación de divisas. A todos los trasplantados se les ha garantizado el tratamiento, con fallas puntuales”.

Sin embargo, durante sus declaraciones desde la nación neogranadina sostuvo que “el retraso en la compra de medicamentos no es un problema de divisas, es un problema de querer hacer las cosas de indolencia”.

Asimismo, denunció que los inmunosupresores donados por la OPS hace dos años no fueron entregados, porque supuestamente había que guardarlos para el proceso Constituyente y aseguró que “casi cinco mil pacientes renales han fallecido desde el año 2017”.

En dicha entrevista, además, Rotondaro admitió que con estas “confesiones” busca conseguir asilo político en Colombia, nación a la cual llegó de manera clandestina y donde se había mantenido bajo perfil.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook