Hace unas horas, el Gobierno de Trump emitió un nuevo conjunto de sanciones contra los bancos venezolanos, con el objetivo de dificultar que las personas movilicen su dinero y paguen bienes y servicios.

 

En un anuncio oficial publicado por el Departamento del Tesoro, es posible observar que el Gobierno de Trump agregó varias instituciones financieras que incluyen al Banco de Venezuela y al Banco Bicentenario a la lista nacional designada excepcionalmente (SDN es el acrónimo en inglés).

 

Hoy, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC es su acrónimo en inglés) del Departamento del Tesoro está designando al Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes), y cualquier entidad en la cual Bandes posee, directa o indirectamente, una participación del 50% o más, de conformidad con la Orden Ejecutiva (EO) 13850, modificada por la Orden Ejecutiva (EO) 13857, para operar en el sector financiero de la economía venezolana, tras una determinación del Secretario del Tesoro Steven T. Mnuchin, en consulta con el Secretario de Estado Michael Pompeo, de que las personas que operan en el sector financiero de Venezuela pueden estar sujetas a sanciones de conformidad con la Orden Ejecutiva (EO) 13850, modificada por la Orden Ejecutiva (EO)  13857.

 

Además, las siguientes entidades se han agregado a la Lista SDN de la OFAC:

 

BANCO BANDES URUGUAY

 

BANCO BICENTENARIO DEL PUEBLO, DE LA CLASE OBRERA, MUJER Y COMUNAS

 

BANCO DE DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL DE VENEZUELA

 

BANCO DE VENEZUELA

 

BANCO PRODEM

 

El Banco de Venezuela es el banco más grande del país en términos de activos y número de clientes. El Banco Bicentenario es la sexta institución financiera más grande en términos de activos totales; sin embargo, cumple una función estratégica ya que es el banco utilizado por una parte importante de los empleados públicos y por personas mayores de 60 años que no pueden trabajar y dependen del apoyo estatal para poder vivir.

 

Estas sanciones se producen después de un anuncio de Trump que indica que estaba evaluando la posibilidad de presionar a Visa y Mastercard para evitar que los venezolanos usen sus plataformas para pagar los bienes y servicios que necesitan para vivir. Según Bloomberg, Estados Unidos busca no solo exprimir a Maduro y sus socios, sino también a un pequeño grupo de residentes ricos con conexiones políticas.

 

«El objetivo es exprimir a Maduro y sus aliados en el ejército, así como a otros venezolanos conectados de clase media alta que tienen acceso a cuentas bancarias y tarjetas de crédito».

 

Este argumento, sin embargo, obvia que dichas sanciones perjudican a varios millones de ciudadanos. Según un informe publicado por el Banco de Venezuela en 2014, el número de usuarios con cuentas bancarias en esta institución supera los 8 millones de personas:

 

“A fines de junio, la red de servicio al cliente del Banco de Venezuela totalizó 406 sucursales en todo el país, atendiendo a una base de clientes de 8,208,784 clientes.

 

Ante esta amenaza inminente, Sudeban, el organismo regulador supremo del sistema financiero, anunció que comenzó una serie de reuniones para buscar alternativas que permitan a los locales realizar pagos de manera tradicional sin tener que depender de los Estados Unidos.

 

La primera sesión se centró en la creación de un servicio nacional de tarjetas de débito que interconecta a los bancos como lo hacen las redes internacionales.

 

Sin embargo, después de esto, un nuevo anuncio resultó ser aún más prometedor. Según lo declarado por Sudeban en sus cuentas oficiales, el Gobierno está evaluando la posibilidad de implementar oficialmente medios de pago alternativos que incluyen procesadores electrónicos, pagos por correo electrónico y el uso de criptomonedas.

 

El Sudeban está evaluando la implementación de nuevos métodos de pago, a través del correo electrónico como ZELLE, botones digitales para tarjetas de crédito y débito, monedas criptográficas, billetera móvil y códigos QR.

 

Los resultados aún no se han identificado, ya que están explorando los terrenos. Tampoco se sabe si el estudio de los pagos de criptografía se refiere exclusivamente la Petro (la criptomoneda oficial del país que aún no se ha lanzado) o si están considerando la implementación de un sistema de pago utilizando otras criptomonedas comerciales.

 

(Ethereum World News/Traducción LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook