fbpx
#LoÚltimo
Así viven ahora venezolanos en Miami por las nuevas políticas de Trump
Enero 28, 2017
La Iguana Google Plus

inmigrantes2801172.jpg

La decisión del alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, de apoyar las órdenes federales impartidas por el presidente Donald Trump, que buscan eliminar las “ciudades santuario” ha sido vista como una verdadera traición por los votantes hispanos que lo apoyaron en las pasadas elecciones, cuando el propio Giménez rechazó las posturas del candidato republicano contra los personas que viven en los Estados Unidos sin estatus migratorio definido.

 

Así lo aseguró Helene Villalonga, representante de la Asociación de Madres y Mujeres Venezolanas en el Exterior (AMAVEX), quien aseguró que toda la mañana de este viernes ha estado respondiendo las inquietudes que sus compatriotas venezolanos les han hecho llegar a través de mensajes de textos, llamadas telefónicas o correos.

 

“La gente está angustiada. Hay mucha incertidumbre sobre lo que va a ocurrir. 75% de la población de Miami-Dade es hispana y se estima que 45% no tiene un estatus migratorio claro. Por lo que ese anuncio del alcalde Giménez ha sido un duro golpe para todos aquellos que creímos en él”, expresó.

 

En cuanto a la población venezolana amenazada por la medida del gobierno de Trump, Villalonga aseguró que no existe una estadística clara de cuántas personas podrían estar afectadas; “lo único que se sabe que entre 2014 y 2015 a los Estados Unidos ingresaron unos 400 mil venezolanos aproximadamente y de ese total, solo 50% salió de territorio estadounidense. Es decir, 200 mil quedaron en territorio americano”.

 

Villalonga aseguró que ese no es el alcalde que vieron durante la campaña electoral, porque “ su postura ha generado mucha angustia ante la misma comunidad que se desarrolla en el casco de Miami-Dade. Ese afán de ser el primero en demostrarle a Donald Trump que apoya su decisión, pareciera que se quiere congraciar y lo que está generando es más división; más pánico y miedo entre los indocumentados”.

 

Indicó que no pudo ir a la protesta organizada de este viernes a las puertas del despacho del alcalde Giménez. “Estaba muy lejos y no pude llegar. Pero me enteré que nadie de la Alcaldía salió a recibir a los líderes de la protesta y mucho menos el alcalde. Esta no será la única manifestación ante esta decisión que mantiene indignada a la población hispana residente en el sur de la Florida”.

 

Recordó que el pasado 8 de diciembre el alcalde Giménez anunció públicamente que apoyaba a la extensión de DACA, el alivio migratorio para los estudiantes indocumentados o Dreamers, emitido por el presidente Barack Obama a través de una orden ejecutiva, en el año 2012.

 

Aseguró que antes de esta decisión ya se han dado casos de racismos y odio de funcionarios policiales nativos contra las personas indocumentadas. “Cada vez vemos más lejos la posibilidad de que se discuta la Ley de Inmigración que se solicitó que fuese revisada en 2006”.

 

Recalcó que además de “la traición del alcalde hispano” quiere llamar la atención ante el riesgo que existe de que los funcionarios policiales, pagados con dineros que son para la ciudad, comiencen a ejecutar órdenes federales, lo que representaría una desmejora en la ciudad.

 

“Usar esos fondos que son para arreglar la ciudad para ejecuciones federales es considerado una traición. Dividir los fondos porque van a tener que cancelar a la Policía que aplique esa acciones”, dijo.

 

Por último, invitó a toda la comunidad venezolana residente en el sur de la Florida, con estatus migratorio legal o no, a participar en las diferentes actividades de protesta para solicitarle al alcalde Giménez que abandone este apoyo.

 

(diariolasamericas.com)