Durante una intervención en el Ministerio de Educación, el presidente Jair Bolsonaro dejó a miles de brasileños perplejos, luego que sin alguna conexión, aparente, tocará un tema de salud el cual trata sobre las amputaciones de penes que en Brasil, según apuntó el presidente, se da por la falta de higiene.

 

“En Brasil, se producen 1.000 amputaciones de pene al año debido a la falta de agua y jabón”, precisó “preocupado”, poco después de salta del tema del supuesto adoctrinamiento ideológico en escuelas rurales de ese país.

 

Brasileños respondieron indignados en las redes por la discordancia y falta de objetivo en prioridades del presidente Bolsonaro: “Tantos problemas en la educación y el presidente preocupado por el pene. El país llegó al fondo del pozo», fue uno de los comentarios realizados por un usuario en la red social de Twitter.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook