Un exguerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) que se acogió al proceso de paz fue asesinado por militares colombianos, así lo reconoció el jefe de la Fuerza Vulcano, general Diego Muñoz.

 

«No mataron a cualquier civil; mataron a un miembro de la comunidad. Lo mataron miembros de las fuerzas armadas», dijo este fin de semana en un acto público. 

 

«Lo lamento en el alma y en nombre los 4.000 hombres que tengo el honor de comandar, les pido perdón. Esto no debió haber pasado y esto no obedece a una acción militar», señaló el oficial, quien según la ONG Human Rights Watch está implicado en una investigación por el homicidio de un campesino en 2008.

 

A raíz de este hecho, en Colombia exigen la renuncia del ministro de la Defensa, Guillermo Botero, quien sobre el caso aseguró que el guerrillero, Dimar Torres, murió producto de un forcejeo cuando el cabo implicado en el crimen intentó arrebatarle el fusil en la zona de Catatumbo, departamento de Norte de Santander.

 

Sin embargo, a través de las redes sociales circulan fotografías y videos donde se observa que los militares intentaron enterrar el cuerpo del exguerrillero de 34 años ensangrentado y mutilado.

 

Por su parte, la Comisión de Paz del Congreso concluyó que “se trata de ejecución extrajudicial, intento de desaparición, y crimen contra el acuerdo y el proceso de paz”, reseñó la agencia AFP. 

 

Desde la firma del acuerdo de paz en noviembre 2016, en Colombia han sido asesinados 128 exmiembros de la Farc, según la estatal Agencia para la Reincorporación y la Normalización.

 

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook