fbpx
#LoÚltimo
¿Qué se esconde realmente detrás del fallido golpe de estado de Guaidó, Leopoldo y EEUU? Pérez Pirela responde en DesdeDondeSea
Mayo 3, 2019 -

Venimos de un golpe de Estado que debe ser llamado por su nombre porque todos -chavistas, independientes y opositores- tenemos que interpretar la realidad tal como es.

 

Esa fue la premisa de la que partió la emisión número 17 de Desde donde sea, el programa de televisión 2.0 del comunicador y filósofo Miguel Ángel Pérez Pirela, en el que centró su análisis en los sucesos ocurridos en las afueras de la base aérea La Carlota, el pasado martes 30 de abril.

 

“Hace 48 horas nos despertamos con un distribuidor tomado por una veintena de militares armados hasta los dientes con armas de guerra y con muchas balas…  Hay que decir, para quienes no conocen Caracas, que esta es una zona pequeñísima, un distribuidor de tránsito que, si uno va de oeste a este, tiene a su derecha la base militar de La Carlota y a la izquierda, la zona de Altamira”, explicó.

 

“¿Cuál era la intención de esto? ¿Dar un golpe de Estado e ir hacia Miraflores? No creo que un golpe pueda darse con veinte militares y unas ametralladoras. El mismo general (Vladimir) Padrino López dijo que si hubiesen intentando ir contra la Fuerza Armada Nacional Bolivariana no hubiesen resistido ni cinco minutos. Entonces, empezamos a barajear hipótesis: una de ellas es que la Operación Libertad era una operación para la libertad de Leopoldo López porque el único que quedó ‘liberado’ fue él”, dijo Pérez Pirela.

 

La segunda hipótesis es, a su juicio, que “se quería crear una masacre, es decir, las condiciones para que salieran los guarimberos alocados, muchos ellos drogados, que se formara una plomamentazón en la que cayera muerta mucha gente, lo que le permitía a la prensa mundial denunciar una masacre en Venezuela. Afortunadamente, y me persigno, gracias a Dios y a la Chinita, eso no sucedió”.

 

Otra conjetura manejada por el comunicador  es que haya sido un hecho desesperado por parte de la oposición. Esta idea toma fuerza si se juzga por los resultados “porque al único que le conviene lo que le pasó es a Nicolás Maduro. Lo atornilló en el poder, la oposición le acaba de hacer el favor de su vida. Una vez que falló este golpe de Estado, el presidente tiene mayor fuerza para negociar”.

 

Una usuaria le pidió “hablar de los muertos”. Pérez Pirela preguntó a la audiencia si había visto las imágenes de los militares alzados y los civiles que los acompañaban en el puente del distribuidor disparando alocadamente con armas largas y cortas a todas partes. “¿A quién se le ocurre disparar de esa manera en un lugar lleno de personas?… Se estaban buscando que hubiese muertos. Es mentira que se trataba de llegar a Miraflores. Apenas se puso la cosa color de hormiga, López y Guaidó se fueron hacia la plaza Altamira, lugar de todos los grandes fracasos de la oposición venezolana. Es el protestódromo de Venezuela, como lo llamó el embajador (Samuel) Moncada. Los venezolanos sabemos que en esa zona se concentran los guarimberos”.

 

“Se montó un show mediático con los mismos guarimberos de siempre, pero ahora apoyados por 20 militares desertores armados, con Leopoldo López dándose abrazos con Capriles Radonski, aunque todo el mundo sabe que se odian, un abrazo parecido al de Chino y Nacho en aquel otro show mediático, en el concierto de Cúcuta”, añadió.

 

No hubo apoyo


En su análisis, Pérez Pirela señaló el elemento que, en su concepto, pasó por debajo de la mesa: “Lo que ocurrió fue que no salió la gente, no salió la gente, no salió la gente –repitió-. Ellos esperaban decenas de miles de personas, pero solo salió un puñado de guarimberos. Ni siquiera contaron con la gente que les había ido a otros eventos recientes. Además, era el día previo al 1º de mayo, cuando supuestamente  habría una manifestación tan gigantesca que devendría en la toma de Miraflores. Pero el 30 de abril fue tan mal hecho que el 1º de mayo no salió nadie. No me crean a mí. Si revisan El Nacional, La Patilla, Dollar Today, El Estímulo verán que no mostraron una sola foto. Mientras por el lado chavista fue la manifestación más grande que jamás se haya hecho de un 1º de mayo, incluso en vida de Chávez. Para esconder eso empezaron a hablar de una brutal represión”.

 

Pidió realizar un ejercicio de imaginación en el que en Manhattan, en Nueva York; o en el parque Luxemburgo de París; o en la piazza Venezia, en Roma; o en la Puerta del Sol, en Madrid, se coloque un grupo con armas de guerra diciendo que el presidente o el primer ministro se tiene que ir. “¿Qué pasaría? ¡No durarían dos minutos. Los masacrarían!, y eso era lo que esperaban que pasara en Venezuela para luego acusar al gobierno. Pero el gobierno de Maduro fue lo suficientemente táctico y estratégico para no caer en esa provocación, para no pisar ese peine. Simplemente respondió con bombas lacrimógenas. Muchos se quejaron entonces… ¿cómo es posible que nos hayan lanzado bombas lacrimógenas, o por qué intentaron atropellarnos con una tanqueta? Hay que ver las responsabilidades individuales del que la iba manejando, pero no fue un hecho generalizado. Entonces, muchos han salido indignados, a querer borrar con el asunto de la tanqueta una intentona de golpe con armas de guerra en una avenida de la capital. Menos mal que el Pepe Mujica lo resolvió facilito cuando le preguntaron su opinión: no hay que ponerse enfrente de una tanqueta. Lo que pasa es que en este país se quiere dar un golpe de Estado y que la respuesta del otro lado sea un mariachi con un ramo de flores. ¿Cómo se puede tratar con guantes de seda a unos tipos irresponsables, como López y Guaidó que tomaron unas armas de guerra y las apuntaron contra la población civil?. A la gente indignada por las tanquetas y las bombas lacrimógenas les preguntaría ¿cómo querían que se les respondiera? ¿O es que van a seguir hablando de los colectivos? Quienes se rasgan las vestiduras hablando de los colectivos chavistas violentos, estaban con armas de guerra, apostados al lado de una base militar. ¡Dios mío! ¿De qué estamos hablando? Lo que es terrorismo en otros países, aquí se pretende presentar como una manifestación pacífica. Afortunadamente la persona golpeada por la tanqueta solo tuvo una fractura. No quiero imaginarme lo que hubiese pasado si ese muchacho hubiese muerto… En cambio, a ninguno de los poderes hegemónicos les importa que haya dos coroneles a punto de morir, con heridas de bala, de armas de fuego. No les importa tampoco que fuera público y notorio que veinte militares irresponsables, acompañados de un poco de matones civiles, hayan disparado a lo loco en un lugar lleno de gente. Lo que sube baja, a menos que así como se inventaron un gobierno paralelo, estos también hayan inventado nuevas leyes de gravedad”.

 

Invasión inminente

“Cuando se analiza lo ocurrido se llega a la conclusión de que hay demasiadas cosas inverosímiles, que cuadran. No se sabe si fue un golpe de Estado, un  show mediático o una operación para liberar a López. Estuve esperando hasta la medianoche del 1º de mayo que se iniciara el plan B, pero no ocurrió. No subestimo al adversario ni creo que los gringos son pendejos. Hay que abrir nuevas hipótesis: en lo particular creo que les queda una sola opción, la que Trump y Bolton han venido esgrimiendo después del ridículo que hicieron: está planteada la invasión militar. Lo digo con todas sus letras y con toda responsabilidad”, expresó Pérez Pirela.

 

Precisó que en términos de análisis de discurso, el nivel de agresividad de las declaraciones de la Casa Blanca y del Departamento de Estado ya sobrepasó todos los límites.  

 

“Trump quedó en ridículo, cosa que no celebro porque un energúmeno humillado lo que va a hacer es arremeter con mayor fuerza. Por eso lo ha planteado en estos términos: ‘Podríamos ayudarlos un poco o quizás mucho’. ¿Ese ‘quizá mucho’ será una invasión? –se preguntó-. Luego se le fue el yoyo y amenazó con imponer medidas devastadoras contra Venezuela. Dijo que no quiere ni mencionar esas medidas porque son muy duras… ¿Si no es una amenaza de invasión,  qué es?”

 

Citó las opiniones de una periodista estadounidense, quien dice que el gobierno está determinado a imponer a Guaidó como presidente así sea arriba de un tanque de guerra.

 

También comentó las declaraciones del asesor de seguridad nacional de EEUU, John Bolton, quien explicó cómo fue que los militares que estaban negociando se echaron para atrás. “Eso estuvo a nivel de una frase de Don Ramón justificándose con doña Florinda. Dicen que Maduro ya estaba montado en un avión para irse del país y que los rusos le dijeron que se bajara”.

 

Igualmente el moderador de Desde donde sea desestimó las versiones de que EEUU tenía un acuerdo con Padrino López. “Si eso fuera cierto, que lo dudo, haber hecho una jugada en posición adelantada como la del martes, lo que muestra es desespero”.

 

Para Pérez Pirela todo parece indicar que los militares bolivarianos lograron infiltrar los movimientos opositores que intentan pescar en río revuelto dentro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. “Guaidó dijo que demostraron que  la Fuerza Armada está con ellos. ¿Cómo ese señor puede decir eso si de 100 soldados que tenían antes del amanecer,  se le fueron 80 y muchos de ellos dijeron que se los llevaron engañados? Lo que pasó es que estos señores están infiltrados por militares patriotas, tal como se los había advertido ‘el Pollo’ Carvajal”.

 

Mostró una nota publicada el jueves en LaIguana.TV en la que una agencia de noticias informa, que una empresa militar estadounidense Academy (antes Blackwater) busca crear un ejército de 5 mil mercenarios para ponerlo al servicio de Guaidó.  “En realidad, muy pocas guerras de EEUU se están realizando con sus propias tropas. Prefieren contratar mercenarios porque se venden al mejor postor. Pregunto: ¿de verdad creen que van a poder invadir a Venezuela con 5 mil hombres?  No creo que sea tan fácil invadir a Venezuela porque tenemos un sistema antiaéreo misilístico muy avanzado.  Además, aquí hay dos millones de civiles en la Milicia que en un momento dado pueden usar armas”, dijo.

 

Precisó que hasta ahora las declaraciones y amenazas han sido parte de operaciones psicológicas. “Dijeron que entraría la ayuda humanitaria por Colombia y no entró. Dijeron que se iba a quebrar la unidad de FANB, y no se quebró. Dijeron que iban a salir centenas de miles de personas e iba a caer Maduro el 30 de abril, pero no salió nadie. No sucedió: se está subestimando a la población venezolana”.

 

Sobre este aspecto, citó declaraciones de la portavoz rusa, María Zarajova, quien ha rechazado la retórica agresiva, la intimidación, el chantaje y las amenazas de EEUU contra Venezuela, y ha dicho que se trata de sembrar pánico para desmoralizar.

 

Igualmente mencionó las expresiones del canciller ruso, Segei Lavrov, quien ha advertido que los pasos agresivos contra Venezuela  por parte de EEUU traerán graves consecuencias.

 

La implicación de Washington en el golpe fallido del martes puede apreciarse en detalles  como algunas de las armas que ostentaban los alzados. “¿Cómo es que estuvieran manejando armas de guerra de fabricación estadounidense AR-57?”, preguntó y mostró las fotos de Roberto Marrero, mano derecha de Guaidó, que fue detenido recientemente y en el allanamiento a su casa se encontraron armas de ese mismo tipo.

 

López entrampado


Pérez Pirela se refirió a la situación de Leopoldo López, quien intentó asilarse en la embajada de Chile y luego pasó a la de España. “Tendría que estar en territorio español para solicitar asilo. Está entrampado porque la opción que le queda es estar de manera permanente como huésped”.

 

Comentó las declaraciones de Pablo Iglesias (del partido Podemos, que podría estar en breve formando coalición con el PSOE) quien dijo que el gobierno  español admite en privado que fue un error reconocer a Guaidó.

 

La hipótesis del ensayo


Pérez Pirela cerró con una hipótesis más: el episodio del martes pudo haber sido una especie de ensayo para un zarpazo más potente. Recordó que cuando fue editor del libro Se abrirán las grandes alamedas, que recopila los discursos de Salvador Allende durante su presidencia, tuvo la ocasión de conocer a fondo lo ocurrido en Chile en esos años. “En el prólogo plantee la hipótesis de que el Tanquetazo, que se produjo meses antes del golpe y que fue repelido por las Fuerzas Armadas Chilenas, era en realidad una prueba de fuerza y una manera de ganarse la confianza de Allende. Pinochet salvó a Allende para luego darle el verdadero golpe de Estado e instaurar una de las peores dictaduras que haya conocido Latinoamérica”.

 

Tras relatar lo sucedido en Chile, lanzó su advertencia: “Cuidado si el golpe fallido y ridículo del martes no fue más que una prueba para un golpe peor. Es una reflexión que debemos tomar en consideración. ¿Quién puede ser el Pinochet de Venezuela? No se sabe, pero es necesario reconocer que hasta ahora la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, sus componentes, sus cuarteles, sus soldados, han demostrado una lealtad y una actitud de apoyo a la Constitución a toda prueba”.

 

Pérez Pirela también se preguntó cuáles serán las siguientes acciones opositoras y cuál será la nueva fecha que anunciarán como la definitiva para derrocar a Maduro. “La fecha de todas las fechas era el 1º de mayo y resulta que el 30 de abril pusieron la torta completa. No contento con eso, Guaidó salió a decir, luego del fracaso del 1º de mayo, que a partir del 2 se iba a iniciar  un paro escalonado. ¿Alguien supo algo de un paro? Ellos decían que eran dueños de la administración pública y que la gente se le iba a encarar a su jefe y le iba a decir ‘no trabajamos hasta que cese la usurpación’… Pero no hubo paro ni hubo nada”.

 

(LaIguana.TV)