Los chalecos amarillos iniciaron este este sábado en las calles de París y otras ciudades francesas, la 26° jornada consecutiva de protestas en contra de las políticas económicas del presidente de Francia, Emmanuel Macron.

 

Las principales manifestaciones se planearon para este sábado en las ciudades de Nantes y Lyon, mientras el movimiento busca reconstruir el ímpetu luego de la baja participación récord del fin de semana pasado.

 

El vigésimo sexto fin de semana consecutivo de manifestaciones se produce dos semanas antes de las elecciones legislativas europeas.

 

Sin embargo, casi seis meses después de que comenzó el movimiento, el apoyo a los chalecos amarillos parece estar disminuyendo.

 

Las manifestaciones de la semana pasada atrajeron a menos de 19,000 personas en todo el país, según el Ministerio del Interior francés, un número que los manifestantes han considerado demasiado bajo.

 

Los chalecos amarillos esperan que al organizar grandes mítines en otras ciudades importantes, atraigan partidarios que no tienen el tiempo, los recursos o la inclinación para viajar a París todos los fines de semana.

 

El movimiento empezó el pasado mes de noviembre originalmente para protestar contra el aumento del impuesto sobre el combustible.

 

Pese a que el Gobierno francés anuló esa medida, las manifestaciones han ido en aumento y ahora también cargan contra las políticas económicas del presidente Emmanuel Macron y la violencia policial.

 

Esta es la segunda protesta de la semana, después de que los maestros escolares salieran a las calles el 9 de mayo declarando que la nueva ley Loi Blanquer no resuelve los problemas del sector educativo.

 

La ciudad francesa de Lyon, en el centro de Francia, también se ha convertido en un centro de las protestas con más de 5.000 personas manifestando su interés en asistir a un acto titulado «Ley 26: Contra la privatización de nuestros bienes públicos».

 

(teleSUR)

 

Comentarios Facebook