cuadro-pezon.jpg

La tatuadora cosmética Claire Louise Willis desde hace tres años ofrece gratuitamente (una vez al mes) la reconstrucción de la aureola en 3D, pero desde que publicó una foto en Facebook donde mostró su mejorada técnica, no se imaginó el revuelo que iba a causar.

 

La imagen en poco tiempo fue compartida 89.000 veces, alcanzó a 8 millones y medio de personas en todo el mundo y Claire empezó a recibir un sinfín de solicitudes de mujeres que habían pasado por una mastectomía y querían tener algo así.

 

Ahora, sus sesiones mensuales gratuitas están reservadas hasta febrero de 2018. “Para cuando estas mujeres llegan a mi ya han pasado por tantas cosas… además suelen estar en dificultades financieras porque han perdido al menos uno de los ingresos de la familia, así que dedicar un día al mes a ofrecer este tratamiento gratuito es algo que pensé que podía hacer y es algo que me apasiona”, dijo Claire a BBC Mundo.

 

Claire, que practica esta nueva técnica de tatuaje en 3D desde hace apenas tres meses y tarda aproximadamente 40 minutos en reconstruir una aureola.

 

Con esta técnica “puedes crear un montón de detalles preciosos usando distintas técnicas, como sombreado o puntillismo”, explica la especialista. “Puedes hacer puntos de sombras muy finos, incluso recrear glándulas areolares o glándulas de Montgomery y crear sombras debajo, es un trabajo muy intricado”.

 

El efecto se puede apreciar inmediatamente, aunque después de una semana, cuando desaparece el enrojecimiento, es cuando se notan mejor los pigmentos en la piel.

 

“Todas las mujeres deberían tener esto al final de su tratamiento y con esta calidad”, afirma. “Se vuelven a sentir enteras”.

 

Muchas mujeres que han pasado por una cirugía reconstructiva del pecho se sienten insatisfechas con el resultado. La reconstrucción les da un pecho, pero sin pezón.

 

“El pecho sin un pezón es como una masa, no parece un pecho parece un bulto”, describe Claire. Por eso para ellas es muy importante tener un pezón y una aureola que parezcan realistas.

 

“Todos nos miramos en el espejo y esperamos ver lo que percibimos como normal de nosotros mismos. Y cuando nos vemos y falta algo sentimos esa falta”, dice Claire.

 

Además, añade que muchas mujeres mencionan que se sienten cohibidas con sus maridos, porque “algo que había ahí ahora ya no está”. “Esto les devuelve la confianza. Les devuelve la última parte que les había robado el cáncer“.

 

Es algo que va mucho más allá de una mera cuestión estética. “Se vuelven a sentir enteras. Y femeninas”, describe. Al ver el resultado “están felices, muchas se emocionan y lloran. Es muy emotivo”.

 

(DesdeLaPlaza.com/BBC)

s20-10-2.jpg

Comentarios Facebook