Cuadro_preso.jpg

Una corte china condenó hoy jueves a Xi Xiaoming, ex vicepresidente del Tribunal Popular Supremo (TPS), a cadena perpetua por aceptación de sobornos.

 

El Segundo Tribunal Popular Intermedio de la Municipalidad de Tianjin, en el norte de China, dictó la sentencia y privó a Xi de sus derechos políticos para el resto de su vida. Todas sus propiedades y dinero serán confiscados, según la corte.

 

El tribunal encontró que entre 1996 y 2015, Xi se aprovechó de varios puestos oficiales en el TPS para beneficiar a entidades e individuos en el manejo de casos y la cotización de empresas, y aceptó sobornos por valor de cerca de 114.600 millones de yuanes (unos 16.630 millones de dólares) tanto de manera personal como a través de sus familiares.

 

El tribunal ordenó que tanto las propiedades como el dinero acumulados por Xi a través del cohecho sean entregados al Estado.

 

De acuerdo con la corte, Xi aceptó el veredicto.

 

(spanish.china.org.cn)

Comentarios Facebook