1_cuadro_scape.jpg

El gobernador del estado Táchira, José Vielma Mora, informó que las autoridades venezolanas solicitaron la activación de una alerta roja ante Interpol, con el propósito de capturar al juez Diego Molina, prófugo de la justicia venezolana y presunto cómplice en la liberación del narcotraficante William Suárez, condenado a 19 años de cárcel.

 

En este caso también están implicados la jueza Belkys Araujo y el consultor jurídico del siquiátrico de Peribeca, José Galindo.

 

Según informó el mandatario, el 15 de diciembre de 2016 la juez Araujo decidió suspender la pena, debido a un supuesto estado de locura del recluso, ordenando su traslado al mencionado siquiátrico. “Sin notificar de su decisión al Ministerio Público, para lo cual contó con la complicidad del consultor jurídico del siquiátrico y del juez II de juicio Diego Molina, quien era además profesor en una ilustre universidad tachirense en materia de derecho y se encuentra en condición de prófugo”.

 

“Su participación en el caso lo establece el hecho de que decretó el 17 de febrero de 2017 la medida cautelar contra el director del Centro Penitenciario de Occidente (Santa Ana del Táchira), y ordenó el traslado del penado al tribunal”, sostuvo el gobernador Vielma Mora.

 

El gobernador relató los hechos en torno a este caso. Este juez –dijo- usó su investidura para materializar el traslado el 20 de febrero de 2017, con apoyo del abogado José Galindo, consultor jurídico de la institución sanitaria, y quien actualmente está recluido junto con la jueza Araujo, en la sede del Zonal 21 de la Guardia Nacional Bolivariana.

 

William David Suárez Colmenares fue condenado el 11 de agosto de 2015 a 19 años de prisión por posesión de 27 kilogramos de droga, por el tribunal 1 de Control.

 

(LaIguana.TV)

 

Guardar

Comentarios Facebook