De acuerdo a un reportaje del diario español ABC, al presidente de los Estados Unidos (EEUU), Donald Trump, no le interesa continuar con los planes para lograr «la caída abrupta» del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

 

La publicación explica que «el momento de la máxima presión (…) se ha agotado sin el resultado esperado y ahora las circunstancias conducen a una negociación entre las partes».

 

Esa aseveración se fundamenta en confesiones realizada durante «los últimos días en Washington» según «diversas fuentes consultadas».

 

Además, resalta ABC que «la tibieza de la mayor parte de la comunidad internacional a la hora de jugar a fondo la carta del reconocimiento a Juan Guaidó», también ha influido en que Trump desista de continuar con el plan inmediato de sacar a Maduro a la fuerza; algo que se suma a las recientes declaraciones del secretario de Estado, Mike Pompeo, quien resaltó que la oposición está sumamente dividida y que al menos 40 actores aspiran ser candidatos presidenciales.

 

También se hace mención en el diario español al proceso de negociación que se lleva a cabo en Oslo, Noruega, en el cual la mayor parte de la comunidad internacional a puesta a una salida sensata y sin violencia al conflicto polítco venezolano.

 

«Guaidó, reticente a una negociación, ya ha admitido la posibilidad de un proceso encauzado desde Noruega. En esa negociación, avalada internacionalmente en un proceso que para que llegue a buen fin debe ser más amplio y riguroso que las experiencias anteriores en la República Dominicana, Maduro puede lograr su máximo objetivo –mantenerse en el Palacio de Miraflores hasta la celebración de nuevas elecciones presidenciales», cita ABC.

 

De igual forma, en ese proceso de diálogo, «la oposición puede aspirar a lo debería ser su absoluta línea roja: obligar a unas elecciones transparentes (mediante un consejo nacional electoral abierto, sin uso de máquinas de votación, con registro electoral revisado y público)».

 

Agrega ABC que la pérdida de interés de Trump también obedece al fracaso de la intentona de alzamiento militar que encabezaron Juan Guaidó y Leopoldo López, entre otros actores de la extrema derecha con el fin de derrocar a Maduro.

 

«Tras el fracaso de la acción del 30 de abril, que iba a suponer el derrocamiento de Maduro, Washington ya ha desistido de provocar la marcha inmediata del líder chavista. (…) la cuestión es que el propio Trump ya ha perdido interés en forzar algo que ha demostrado ser más complicado de lo que le aseguraban John Bolton, consejero de Seguridad Nacional, y otros colaboradores», explica ABC.

 

El rotativo también explica que «el tiempo corre contra Guaidó», pues aunque la administración Trump mantiene la presión contra Venezuela a través de la imposición de medidas coercitivas que recrudecen el bloqueo económico, financiero, comercial y diplomático; y a su vez afecta la vida cotidiana de los venezolanos en sectores como el energético (combustibles, aceites de vehículos, gas doméstico, petróleo), alimentos, medicinas, entre otros, para «seguir quitándole el oxígeno a Maduro»; en los próximos seis meses la Asamblea Nacional -en desacato desde 2016- deberá nombrar a un nuevo presidente que cubra el supuesto interinato de Guaidó, autoproclamado «jefe de Estado» el pasado 10 de enero en una plaza pública de Caracas.

 

«En apenas seis meses concluirá el mandato de Guaidó, quien a comienzos de enero debiera ceder el cargo de presidente de la Asamblea Nacional al dirigente de alguno de los partidos menores de la oposición, de acuerdo con el pacto establecido tras la victoria opositora en las legislativas de 2015», explica ABC.

 

Además, resalta el diario que por su parte Maduro gana tiempo a su favor a través del diálogo, algo que robustece su mandato, y desmoraliza «a quienes habían creído en la ofensiva de Guaidó y el agravamiento de la situación por el efecto de las sanciones».

 

«Cuando más tarden las elecciones, mayor capacidad tendrá Maduro de controlar un electorado cada vez más reducido a las clases populares (…) y más argumentos en su mano para celebrar conjuntamente las presidenciales y las legislativas, acortando así el mandato de la Asamblea Nacional», reseñó el diario en cuestión.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook