cuadro-fron.jpg

La semana pasada eran 76, ahora ya se habla de 150 venezolanos que se encuentran en la población costarricense de Paso de Canoas, fronteriza con Panamá, a la espera de que las autoridades panameñas los dejen entrar nuevamente.

 

La respuesta común entre quienes han dado su testimonio a medios de comunicación es que “la situación en Venezuela es insostenible” y debido a eso se fueron a tierras panameñas.  Sin embargo, con lo que no contaban es que ahora las autoridades de migración del país centroamericano han reforzado sus leyes, ya que no permitirá el ingreso al país de quienes viajen a Costa Rica a sellar el pasaporte para volver a entrar y disfrutar de 6 meses más de estadía como turistas.

 

“Esta situación nos preocupa, está llegando más gente a la frontera, se nos está acabando el dinero y no nos dejan pasar”, afirmó el venezolano Eduardo González al diario La Prensa de Panamá.

 

Asegura que ya han estado en Panamá con familiares que están en situación legal “porque la situación en Venezuela es insostenible”.

 

El rotativo panameño también recoge declaraciones del gobernador de la localidad, Hugo Méndez, quien dijo que no dejarán entrar al grupo y que esta semana habrá una reunión con las autoridades sobre el tema.

 

Los inmigrantes venezolanos, que viajaron fuera de Panamá en Carnaval para renovar sus permisos de turistas y poder permanecer legalmente en el país durante otros 6 meses, informaron a la prensa que cada vez que se presentan en la taquilla de Migración de Panamá deben pagar a Costa Rica tasas de salida del país cercana a los 31 dólares.

 

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook