vecchio-pan.jpg

Carlos Vecchio, dirigente opositor prófugo de la justicia venezolana, radicado en Miami, ha hecho unas declaraciones cargadas de descaro.

 
Desde la ciudad de la costa gringa, refugio de muchos de los enemigos de la revolución bolivariana, Vecchio hizo un llamado para darle forma a una nueva protesta tras cumplirse un año del encarcelamiento del derechista Leopoldo López.

 
«Aquel 18 de febrero nos dijo vamos a ir todos de blanco, llegamos hasta un sitio y luego camino yo solo, así verán que nosotros no buscamos violencia», recordó Vecchio sobre la fecha en la que se entregó López, en una entrevista concedida a la cadena CNN.

Utilizando las mismas argucias que ya ha empleado Capriles para tratar de consolidarse como líder de la coalición opositora, Vecchio ha querido mostrar su invitación al pueblo chavista y revolucionario, pues para él “para construir esa Venezuela unida hace falta el chavismo que yo he denominado democrático”.

Parece que Vecchio olvida que el pueblo chavista está construyendo patria, que precisamente, es el carácter democrático la principal valía de la Revolución y que, en esa materia, él y todos los personeros de oposición tienen mucho que aprender.

 
Muy cómodo, desde Miami, sin responsabilizarse de sus llamados y sus deudas ante la ley, este “líder” reconoce que la facción política que representa siempre ha mantenido sus rencillas y además trata de engatusar un capital político que sabe que no posee desde un supuesto reconocimiento al chavismo.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook