El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, expresó este miércoles que la Revolución Bolivariana rechaza cualquier acto de tortura y violencia infligida contra cualquier persona. Esto en referencia a los comentarios que han surgido sobre la muerte del capitán Rafael Acosta Arévalo.

 

“La Revolución está en contra de cualquier acto de tortura a cualquier ciudadano. Es condenado por nosotros, desde que el comandante Chávez llegó a la presidencia, dejó eso muy claro”, destacó Cabello durante su programa “Con el Mazo Dando”.

 

El presidente de la ANC recordó las violaciones de Derechos Humanos, en los tiempos de la Cuarta República. “[La tortura] era política de Estado antes, con nosotros se acabó eso. ¿Qué pueda ocurrir algo? Bueno, allí están las instituciones que deben actuar”.

 

“La Revolución Bolivariana rechaza absolutamente cualquier acto de tortura o maltrato que se haga a un ciudadano detenido. Hemos demostrado en estos 20 años que no necesitamos de eso (…)”, agregó.

 

Asimismo, Cabello, citando a escritora venezolana Carola Chávez, rechazó la “indignación selectiva”, practicada por sectores de la oposición venezolana, al repudiar solo los actos de violencia que involucran a personas contrarias al chavismo.

 

“Nosotros condenamos todas las muertes. Condenamos cualquier forma de violencia, venga de donde venga (…) Nosotros sabemos perfectamente que aquí quien ha defendido los Derechos Humanos es el comandante Chávez, la Revolución Bolivariana y el hermano presidente, Nicolás Maduro”, expresó.

 

El pasado 29 de junio, mediante un comunicado, el Gobierno Nacional confirmó la muerte de Acosta Arévalo y solicitó al fiscal general, Tarek William Saab, “una investigación completa y exhaustiva de este lamentable hecho”.

 

Saab designó a la Fiscal 88 con competencia en Derechos Humanos con el propósito de adelantar diligencias que permitieran “esclarecer las causas y responsables de este deceso”.

 

El 1 de julio, el Ministerio Público solicitó la detención preventiva de dos militares por la  presunta responsabilidad en la muerte de Rafael Acosta Arévalo, detenido por estar involucrado con la operación golpista que planeaba asesinar al mandatario venezolano, Nicolás Maduro.

 

El Teniente Ascanio Antonio Tarascio (23) y el sargento Estiben Zarate (22) fueron imputados por el delito de “homicidio preterintencional con causal”.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook