Argentina estaba disfrutando por primera vez de la Copa América. De un primer tiempo en el que mostraba su mejor versión: con Dybala participativo, con Messi líder del frente de ataque, con Agüero letal.

 

En ese escenario, el trámite se empezó a calentar. Y los jugadores de Chile, en desventaja, intentaron emparejar la distancia que había en el juego con carácter. A los golpes, a la fuerza.

 

Primero fue Arturo Vidal el que se cruzó con Rodrigo De Paul y con Agüero en el Kun mediocampo. Y luego, a los 39 minutos, la jugada que detonó el trámite y desvirtuó el gran rendimiento argentino terminó con Gary Medel y Lionel Messi expulsados.

 

La acción arrancó con un pase largo de Paulo Dybala. El pelotazo se iba  por la línea de fondo y Messi fue a buscarlo, aunque no llegó. Al cruce también fue Medel, que cubrió el balón. Y quedaron cara a cara.

 

Allí el chileno le apoyó la cabeza en el rostro al argentino y empezaron a empujarse, a prepotearse. La reacción de Messi fue claramente menos violenta que la de Medel pero el juez paraguayo Mario Díaz de Vivar le sacó roja a los dos.

 

Era la tercera vez que el mediocampista chileno intentaba provocar a Messi con un fuerte cruce. Quedaba en evidencia: las finales de las Copa América 2015 y 2017 transformaron este choque en un clásico. Y pese a que esta vez sólo estaba en juego el tercer puesto (Vidal, en la previa declaró que no importaba este partido) se dio un partido áspero y con mecha corta.

 

Ahora habrá que esperar qué sanción recibe el crack argentino, que ya arrastraba su bronca con la Conmebol y con los árbitros por la discutida derrota ante Brasil en semifinales.

 

(Agencia)

https://twitter.com/_IniestismoFCB_/status/1147595845073874945?s=20

 

Comentarios Facebook