fbpx
#LoÚltimo
Presidente Maduro rechazó sesión extraordinaria de la OEA de este martes (+caso Venezuela)
Marzo 26, 2017
La Iguana Google Plus

cuadro-valan.jpg

El presidente Nicolás Maduro rechazó la reunión extraordinaria que tendrá el martes la Organización de Estados Americanos (OEA) para evaluar la crisis que enfrenta Venezuela, y consideró la convocatoria del encuentro como violatoria de la normas de la organización y del derecho internacional por realizarse sin la anuencia del gobierno venezolano.

 

 

A pocos días que se concrete la reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, principal instancia de la organización, Maduro reaccionó contra la convocatoria tras una conversación telefónica que sostuvo el viernes con sus pares de México y Panamá, Enrique Peña Nieto y Juan Carlos Varela, anunció el sábado el gobierno en un comunicado.

 

 

El presidente venezolano expresó a sus pares que la convocatoria al Consejo Permanente se hizo “sin contar con el consentimiento” de Caracas, hecho que consideró como una “flagrante violación” a las normas de la OEA y del derecho internacional, señala el escrito.

 

 

Asimismo, Maduro reiteró sus críticas contra el secretario general de la OEA, Luis Almagro, al que acusó de actuar de forma “ilícita” y de extralimitar sus funciones para dar apoyo a los “factores antidemocráticos” en Venezuela.

 

 

En el escrito se sostiene que Peña Nieto planteó que cualquier actuación debe darse sin interferir en los asuntos internos de Venezuela y conforme a los procedimientos de la OEA.

 

 

Tanto Peña Nieto como Varela expresaron su respaldo al proceso de diálogo entre el gobierno y la oposición que se emprendió el año pasado en el país suramericano y que está estancado desde diciembre.

 

 

La OEA convocó para el martes a una reunión extraordinaria del Consejo Permanente y a una sesión el lunes en la que hablará la canciller venezolana Delcy Rodríguez.

 

 

Las convocatorias se dieron horas después que 14 de los estados miembros de la OEA llamaron a Venezuela a liberar a los presos políticos, convocar a elecciones y respetar las decisiones de la Asamblea Nacional. Sin embargo, dijeron que la suspensión de esa nación del organismo debería ser la última opción.

 

 

El caso de Venezuela llamó de nuevo la atención de los países de la región tras un pronunciamiento de Almagro que propuso este mes suspender al país suramericano de la OEA si el gobierno de Maduro no celebra elecciones a la brevedad.

 

 

La OEA abordará la crisis venezolana por primera vez desde que en noviembre aprobó una resolución de respaldo al diálogo entre el gobierno y la oposición.

 

 

La compleja situación económica y social de Venezuela, agravada por una desbordada inflación de tres dígitos y severos problemas de escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos, ha generado preocupación en la comunidad internacional.

 

 

Tras negar por meses que Venezuela enfrente una crisis humanitaria a consecuencia de la escasez de productos, Maduro anunció el pasado viernes que pidió apoyo a la ONU para regularizar el suministro de medicinas.

 

 

A los problemas económicos y sociales se ha sumado las crecientes tensiones políticas. El Consejo Nacional Electoral, que es controlado por el oficialismo, ha demorado la convocatoria para las elecciones de gobernadores, que se pospusieron el año pasado y que se esperaban para este semestre.

 

(AP)