fbpx
#LoÚltimo
Presidente Maduro envió carta al comandante Daniel Ortega por los 40 años del triunfo de la Revolución Sandinista
Julio 20, 2019 -
La Iguana Google Plus

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, envío este viernes una carta a su homólogo de Nicaragua, Daniel Ortega, en el marco de la celebración del 40 aniversario de la Revolución Sandinista, hecho ocurrido el 19 de julio de 1979.

 

Ese día, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua, que retomó los ideales de Augusto César Sandino, quien luchó contra la invasión estadounidense en este país (1926-1933), logró el triunfo sobre la dictadura de la familia Somoza, que manejaba el país desde 1934.

 

A continuación, el texto íntegro:

 

Miraflores, 19 de julio de 2019

Comandante

Daniel Ortega

Presidente de la República de Nicaragua

 

Desde su corazón, el Pueblo de Bolívar y de Chávez celebra esta gloriosa fecha de victoria heroica, esta gloriosa fecha de victoria popular. En realidad y en verdad, hace 40 años con el Pueblo de Sandino vencíamos todos los Pueblos de la Patria Grande.

 

Vayan mis excusas por no poder estar presente en este aniversario tan cargado de fuerza histórica. Razones de peso me obligan a permanecer en Venezuela. Ahora bien, les pido que me sientan entre ustedes en Managua, en la legendaria Plaza de la Revolución, como el consecuente defensor de la causa sandinista que he sido desde siempre.

 

Éramos tan jóvenes hace 40 años y yo quiero hablar en nombre propio: este servidor no había cumplido los 17 años y se identificaba plenamente con aquella batalla, con aquella gesta donde David desafiaba nuevamente a Goliat. Por eso mismo, viven perdurablemente en la memoria tantas imágenes, intactas en su belleza y en su verdad, de aquella entrada triunfal del Frente Sandinista de Liberación Nacional: tantas imágenes de muchachas y muchachos, como nosotras y nosotros, convertidos en heroínas y héroes; tantas imágenes de muchachas y muchachos levantando la bandera de Sandino: encarnando una dignidad combatiente, una dignidad genuinamente cristiana y revolucionaria que había sido capaz de vencer. Nicaragua demostraba que era posible seguir haciendo camino al andar y nos marcó generacionalmente.

 

De allí, de aquella fragua, viene, Comandante Daniel, tu liderazgo histórico: el liderazgo que, hoy por hoy, mantiene su indiscutible vigencia; un liderazgo que marca el camino hacia el porvenir.

 

Tantas imágenes se agolpan y, también, tantos nombres: Managua, Estelí, Masaya, León, Granada, Chinandega, y pare usted de contar, pasaron a ser nombres entrañables y sagrados que uno sigue diciendo con la misma emoción de hace 40 años.

 

Son nombres de la dignidad, son nombres que nos hacen vivir. Necesario es evocar a nuestro Comandante Eterno en sus Líneas de Chávez del domingo 19 de julio de 2009 cuando se cumplían 30 años de la gesta sandinista. El verbo del Gigante ilumina la trascendencia de aquel 19 de julio de 1979:

 

Se cuenta que aquel 19 de julio de hace ya treinta años, en las paredes de Managua aparecía escrita por todas partes la frase: Bienaventurado el vientre que parió a un combatiente sandinista. Día de júbilo popular, día de consumación revolucionaria que saldaba la deuda con la memoria, día en que la insurrección popular se hizo fiesta al derrocar a una de las dinastías más oprobiosas y sangrientas del continente: una dinastía, necesario es recordarlo, que siempre contó con la bendición y el aval del imperio yanqui. Largas fueron las jornadas que precedieron ese día en las que los herederos y las herederas de Augusto César Sandino lucharon por liberar a su Patria de aquel yugo, de aquel destino colonial.

 

Y continuaba más adelante nuestro Chávez:

 

En los asaltos de la memoria resuenan: León, Carlos Fonseca Amador, Masaya, Santos López, Jinotega, Tomás Borge, Chinandega, Gloria Campos, Estelí, Doris Tijerino, Granada, Julia Buitrago, Daniel Ortega, Jinotepe, Pedro, María, Juan y Sandino siempre Sandino; son nombres que se agolpan, como vienen, en recuerdo ferviente de aquella gesta libertaria y que hoy vuelve a cobrar cuerpo vivo en una Nicaragua dispuesta, como siempre, a ser libre y soberana.

 

Una Nicaragua dispuesta, como siempre, a ser libre y soberana: la misma Nicaragua sandinista que hoy, como siempre está de pie; la misma Nicaragua sandinista que es leal, absolutamente leal, a la memoria imperecedera de sus heroínas y héroes, de sus mártires.

 

En este gran día de aniversario, nos inspira aquella impresionante respuesta que un 12 de julio de 1927, desde el

campamento del El Chipote, Sandino le diera al infame ultimátum del capitán gringo Hatfield: No me rendiré y aquí los espero. Yo quiero patria libre o morir. No les tengo miedo; cuento con el ardor del patriotismo de los que me acompañan.

 

Son tiempos difíciles pero también tiempos de resistencia y heroísmo para Nicaragua y para Venezuela. A la Patria de Sandino le ha tocado estar bajo asedio, bajo la agresión permanente de Washington, y no han podido ni podrán doblegarla. Igualmente, la Patria de Bolívar y de Chávez resiste victoriosamente, un día tras otro, contra el criminal bloqueo del imperio. Llevamos en nosotras y nosotros la fuerza histórica del Libertador, del General de Hombres Libres, del Comandante Eterno: ellos pelean con nuestros Pueblos y están venciendo con nuestros Pueblos. Nuestros tres grandes nos señalan la misión histórica que vamos a cumplir: seguir forjando la Independencia de nuestras Patrias, seguir obrando por la unidad de Nuestra América.

 

Desde el espíritu y la letra de Sandino, del Sandino que somos todas y todos, podemos decir hoy con nuestra propia voz: jamás nos rendiremos y aquí los esperamos. Nosotras y nosotros queremos Patria libre o morir. No les tenemos miedo. Contamos con el ardor del patriotismo que nos caracteriza como Pueblos resueltos a ser libres, definitivamente libres. Así fue hace 40 años en Nicaragua, y así es y será por siempre. Seguiremos derrotando al imperio y a sus cipayos en todos los frentes. Y tengo la certeza de que vendrán nuevas oleadas para reimpulsar el cambio de época en la Patria Grande.

 

Pueblo de Nicaragua, Rosario, Daniel: Cilia y yo les hacemos llegar un abrazo gigante, un abrazo fraternalmente

 

multitudinario en el que van todos los abrazos del Pueblo de Venezuela.

 

¡Viva por siempre el glorioso 19 de julio! ¡Viva Nicaragua libre!

 

Nicolás Maduro Moros

 

(AVN)