fbpx
#LoÚltimo
Generación voyeurista: algunos tips a tomar en cuenta antes de grabar sus relaciones íntimas
Marzo 29, 2017
La Iguana Google Plus

cuadro-voye.jpg

Retratar de alguna forma el acto sexual no es cosa nueva. De eso hay testimonio pictórico de las civilizaciones más antiguas y diversas, y el fenómeno ha venido en crecimiento a medida que avanza el desarrollo tecnológico.

 

En su momento fue la fotografía, luego la posibilidad de hacer video, y ahora la inmediatez del internet pone un punto más a la complejidad de este tema.

 

Un artículo publicado en el portal Siquiatriaexplicada ahonda en lo que esto significa en estos tiempos, con el surgimiento de la llamada “generación voyeurista”, denominada así por su fácil acceso a imágenes y videos de otras personas casi con criterios de inmediatez.

 

Esa capacidad, junto a la proliferación de videos íntimos de personalidades, como pasó en su momento con la actriz Pamela Anderson y el musico Tommy Lee, o en Venezuela con los actores Jorge Reyes y Roxana Díaz, ha provocado el auge de dicha práctica por las más diversas personas, en busca de imitar a los famosos, se explica en el texto.

 

Sin embargo, en el mismo artículo invitar a realizar algunas consideraciones antes de tomar esa decisión:

 

Lo primordial es tener la seguridad de que se desea grabar o fotografiar el encuentro íntimo, y que hay consenso al respecto.

 

No responder al impulso, conversarlo muy bien antes de hacerlo.

 

También recomiendan las cintas o fotografías instantáneas, pues lo digital aumenta el riesgo de que se difunda por internet.

 

Hacen especial mención a los riesgos que trae esto para las mujeres, que en la sociedad patriarcal y machista que impera en occidente, son ampliamente cuestionadas por su sexualidad, mientras que al hombre se le suele honrar por sus “hazañas” en este apartado.

 

Otra consideración fundamental es que una vez que un archivo entra en la web, deja una huella que no se borra. Esto hace que siempre exista la posibilidad de rescatarla, aunque se haya borrado por el mismo usuario.

 

Más allá de juicios morales, dejar registro de la propia intimidad tiene riesgos que no deben menospreciarse a la hora de decidir.

 

(LaIguana.TV)