Rusia advierte a Ucrania con “consecuencias” después de que Kiev retuviera a un petrolero ruso en uno de sus puertos del mar Negro.

 

“Si se trata de tomar como rehenes a ciudadanos ruso, eso será calificado como una burda violación del derecho internacional, y las consecuencias no tardarán en llegar”, destaca un comunicado de la Cancillería rusa.

 

El Ministerio ruso de Relaciones Exteriores ha agregado que Moscú está esclareciendo las circunstancias en las que ocurrió la captura del navío “para tomar las medidas pertinentes”.

 

El Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) ha anunciado este jueves el apresamiento del petrolero ruso NEYMA, ahora llamado ‘Nika Spirit’, en el puerto de Izmaíl, en la región ucraniana de Odesa, en represalia por el supuesto bloqueo de buques ucranianos en el estrecho de Kerch, que conecta el mar de Azov con el Negro.

 

Si se trata de tomar como rehenes a ciudadanos ruso, eso será calificado como una burda violación del derecho internacional, y las consecuencias no tardarán en llegar”, destaca un comunicado de la Cancillería rusa después de que Kiev retiene a un petrolero ruso en uno de sus puertos del mar Negro.

 

Ucrania dice que contempla “restringir” o “prohibir” por completo la entrada de las embarcaciones rusas a sus puertos, mientras aumenta la tensión con Moscú.

 

Kiev dice que este petrolero ruso está implicado en el incidente naval ocurrido en noviembre pasado entre ambos países en el que fueron detenidos los 24 tripulantes de tres buques de la Armada ucraniana.

 

Por su parte, una fuente del Ministerio ruso de Exteriores ha declarado que si las autoridades de Kiev, con estas medidas, persiguen el objetivo de que los marineros ucranianos arrestados en Rusia regresen a sus hogares, “eso no les ayudará”, sino todo lo contrario, lo sucedido agudizará la situación en el mar de Azov.

 

Las tensiones entre Moscú y Kiev aumentaron después de que la Armada rusa capturara el 25 de noviembre tres buques de guerra ucranianos que llevaban a cabo “maniobras peligrosas” en el estrecho de Kerch, en la estratégica zona del mar de Azov, entre la península de Crimea (adherida en 2014 a la Federación Rusa) y el sureste de Ucrania.

 

Kiev acusa a Rusia de disparar contra sus barcos en “una escalada premeditada” y solicitó ayuda militar contra Moscú a sus aliados exteriores, incluida la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que asegura tener ya una fuerte presencia en la región del mar Negro.

 

A su vez, el Kremlin dice que Ucrania violó el derecho internacional al usar “métodos peligrosos” en las aguas territoriales rusas de la anexada Crimea.

 

(HispanTV)

 

Comentarios Facebook