Autoridades colombianas detuvieron a trece personas que formaban parte de una banda que se dedicaba a la trata de niñas indígenas del Amazonas, las cuales eran vendidas para la explotación sexual a otros países vecinos.

 

La Fiscalía de Colombia publicó en su cuenta de Twitter un comunicado donde explica los resultados de la Operación transnacional Abeona fase II, que se llevó a cabo conjuntamente con las policías de ese país, de Brasil y de Perú.

 

En esta acción, refiere la Fiscalía, se desarticuló al grupo de delincuencia organizada llamado Los Amazónicos 2 o Triple Frontera tras 200 procesos de investigación que incluían interceptaciones telefónicas, seguimientos, búsquedas en bases de datos y testimonios.

 

¿Cómo actuaban?

 

Las adolescentes eran captadas por los integrantes de la red de trata en sus propios colegios o en comercios de la comunidad. Una vez contactadas, eran llevadas fuera de Colombia, a Brasil o a Perú, para mantener relaciones sexuales.

 

Tras las investigaciones de la Policía Judicial, fueron identificadas 10 víctimas, pertenecientes a comunidades indígenas, que habían sido explotadas sexualmente desde que eran menores de edad. Sus tratantes ganaban unos cien dólares por cada una.

 

Como parte de la operación policial, se realizaron cinco allanamientos en Leticia (Amazonas) y el Guaviare (Guaviare), donde se capturaron a los presuntos responsables, de los cuales tres formaban parte de las comunidades indígenas y otros eran comerciantes que establecían los contactos con los que encontraban a las menores.

 

Los detenidos fueron imputados por los delitos de «concierto para delinquir agravado, trata de personas y demanda de explotación sexual».

 

(AVN) 

 

Comentarios Facebook