#LoÚltimo
Conozca cuáles son las “implicaciones espirituales” de beber alcohol según la etimología
Abril 28, 2017
La Iguana Google Plus

10_imagen.jpg

Al alcohol lo hemos adoptado como parte de la cultura diaria. En muchos países es usado como un aperitivo, digestivo, y en la mayoría está asociado prácticamente a cualquier evento social. Se habla desde los gobiernos sobre la lucha contra las drogas, pero al alcohol no se le clasifica como una de ellas.

 

Algunos estudios han probado que el alcohol es mucho más dañino que otras sustancias prohibidas, y su abuso está vinculado a la gran enfermedad psicoemocional del siglo, la depresión. Por ser tan aceptado, en ocasiones se desdibuja del mapa de los problemas de salud pública, y por ello, al normalizarlo como lo hacemos, lo consideramos ingenuamente inofensivo. Se encuentra, además, entre las cinco sustancias más adictivas del mundo.

 

Las raíces etimológicas de esta bebida, sin embargo, parecen desenmascarar los atributos que le fueron descubiertos en los inicios de su uso. En un interesante artículo, la especialista en medicina holística Zahrah Sita desglosa las raíces etimológicas de la palabra alcohol, la cual viene del árabe, y curiosamente descubre que en reiteradas ocasiones se alude, o bien a la salida del alma propia, o a la proclividad de ser asediado por otros espíritus nocivos. También la doctora Rachel Hajar, periodista médica, ha revelado información al respecto:

 

La palabra alcohol viene de al-kuhl, que significa “devorador del espíritu”, y sitúa sus orígenes en la palabra en inglés ghoul, que significa un demonio maligno y necrófago. Al kol también en la mitología árabe está asociado a un espíritu o criatura sobrenatural que puede adoptar numerosas formas.

 

La palabra árabe para etanol, al-ġawl, significa espíritu o demonio.

 

También, su etimología está ligada a Algol, la estrella cuyo significado es “La cabeza del demonio”.

 

Así, la raíz etimológica de una de las drogas más aceptadas socialmente hoy no emula los efectos placenteros, o la deshinibición social. Ni siquiera su composición química. La etimología del alcohol está asociada a la pérdida de la esencia en el ser, cualidad que, por cierto, hizo que esta sustancia fuera empleada en alquimia con el fin de extraer la esencia de una entidad. 

 

(Pijamasurf)