fbpx
#LoÚltimo
“No puedo disfrutar mi patio por el olor a parrilla”: Vegana se enfrenta a miles de carnívoros en Australia
Septiembre 8, 2019 -

Una residente vegana, Cilla Carden, de la ciudad australiana de Perth, lleva una disputa legal con sus vecinos a los que demandó por el continuo olor a parrilladas. No logró una decisión a su favor, debido a que la justicia se puso del lado de los vecinos carnívoros y rechazó la solicitud de apelación de la denunciante, sin embargo, pese al fracaso en su batalla judicial, la historia prosigue.

 

La mujer de profesión masoterapeuta reclamó: “No puedo disfrutar mi patio, no puedo salir”, por el olor a carne que deja la parrilla de sus vecinos. La mujer asegura que lo hacen “a propósito”, por lo que llevó el caso a la Corte Suprema, donde lo desestimaron.

 

Miles de sus conciudadanos consumidores de carne, a los que sí les gusta la barbacoa se mostraron indignados por lo que consideran un ataque contra “una buena vieja tradición australiana”, decidieron responder a la vegana haciendo un asado masivo. En un grupo de Facebook dedicado al evento se propuso organizar una “barbacoa comunitaria para Cilla Carden” el 19 de octubre cerca de su casa “en protesta contra sus acciones” y para ayudarle a “conseguir un poco de carne de cerdo en su tenedor” (‘get some pork on her fork’, en inglés).

 

Por otro lado, desde varias partes del mundo han brindado su solidaridad a la vegana quien sufre el embate de una cultura que se basa en el consumo de animales sin medir las consecuencias que esto causa al planeta.

 

El abogado de Carden aseguró a través de un comunicado que iban a instalar cámaras de seguridad y que cualquiera que planease hacerlo el 19 de octubre o cualquier otro día asignado para la barbacoa que traspasase la residencia de la vegana se enfrentaría a la Policía por ingreso ilegal a territorio privado.

 

Su abogado precisó que no tiene ninguna “objeción a que la gente coma carne o haga parrilladas”. La página inicial dela gran parrillada finalmente fue eliminada, pero este viernes fue de nuevo creada, aunque dicen que no será posible organizar el evento planeado porpresentar dificultades logísticas.

 

En un mensaje de la página borrada recogido por los medios locales, entre ellos News.co.au, los organizadores que defienden una alimentación basada en el consumo de animales, manifestaron que lanzaron esa iniciativa con el fin de resaltar la lucha de los granjeros australianos que se empeñan en mantener al país “alimentado y seguro de extremistas veganos”, y agregaron que tampoco toleran “el acoso contra la señora Carden ni el allanamiento de su territorio”.

 

Por otro lado, los organizadores proponen que cada persona que apoye la causa —el nuevo grupo cuenta con casi 3.000 seguidores— organice una parrillada en su lugar de residencia a lo largo y ancho del planeta y comparta las fotos y los videos en el grupo como muestra de unidad. “Habrá cientos si no miles de barbacoas por todo el mundo”, señalaron los creadores de la página.

 

Lo que al parecer no conocen los granjeros australianos es que debido al gran consumo de carne en el planeta, cada vez se deforestan más territorios para el cultivo de soja que en su mayoría va para el consumo animal. Otra razón es el problema que ocasionan las emisiones de gases con efecto invernadero y la mayor parte viene de la producción agropecuaria. Varios estudios plantean que los efectos por consumir carne contamina más que la causada por los automóviles.

 

Si la humanidad redujese la ingesta de carne roja, las emisiones al planeta relacionadas con la producción de alimentos caerían un 60%.

 

Y si todo el mundo se convirtiera en vegano -no consumiera ningún producto de origen animal- la caída de emisiones contaminantes sería del 70%. Por otro lado en el mundo se ocupan unos cinco millones de hectáreas para el ganado. Esto es el 68% del total de tierras agrícolas. Según estadísticas de la universidad de Oxford.

 

En gran parte de lo que ocurre en la Amazonía es a causa de la deforestación para el cultivo de soja y para la cría de ganado. Si no se reduce el alto consumo de carne, el planeta no aguantará la carga que significa alimentar a millones de personas que basan su dieta en carne, sobre todo los países altamente industrializados y los más ricos cuyos individuos consumen carne diariamente y hasta dos o tres veces por día, en forma de hamburguesas, bistecs, guisos, fiambres y toda una variedad que ofrece la industria de la carne.

 

La industria cárnica es de las más poderosas en el mundo y a las que cuesta mucho enfrentar, como sucedió con la célebre periodista estadounidense Oprah Winfrey, quien trató de confrontar a la poderosa industria de la carne en su país, por los métodos crueles en el manejo de los animales y el uso de sustancias nocivas para los seres humanos, los que se utilizan para alcanzar una alta producción, como reacción, fue atacada duramente y demandada hasta que finalmente Winfrey decidió abandonar esta causa.

 

(Agencias)