fbpx
#LoÚltimo
La agresividad contra Venezuela es por el petróleo: Sepa por qué EEUU lo necesita tanto
Mayo 1, 2017 - 89 Vistas
La Iguana Google Plus

cuadro-oilll.jpg

Estados Unidos es, por lejos, el país del mundo que consume la mayor cantidad de petróleo. Entre su enorme parque industrial, la inconmensurable cantidad de vehículos particulares, medios masivos de transporte y el monumental aparato militar (más su reserva estratégica, calculada en 700 millones de barriles), su consumo diario ronda los 20 millones de barriles; la República Popular China llega apenas a unos 10 millones de barriles diarios, señala el reportaje escrito por Marcelo Colussi para Hispantv.

 

Aproximadamente 60% de ese petróleo sale del mismo Estados Unidos. De hecho, es uno de los más grandes productores mundiales de ese producto. Pero tanto es su consumo, que 40% de lo que quema diariamente proviene de fuentes externas. De este total, la mayor parte no viene de Medio Oriente y el Golfo Pérsico (que aporta 35% de las importaciones) sino del Hemisferio Occidental (65%): Canadá, México, Colombia, Brasil, Ecuador y Venezuela. De hecho, este último provee alrededor de 12% de lo que se consume en la potencia norteamericana.

 

El interés prioritario de Estados Unidos por mantener bajo control el Medio Oriente, África y Latinoamérica radica en las reservas petrolíferas. Venezuela posee las más grandes reservas petrolíferas del mundo. Los petróleos de la Faja del Orinoco aseguran abastecimiento, al ritmo mundial actual de consumo, por lo menos para 50 años más.

 

“Así como los gobiernos de los Estados Unidos –y otras potencias capitalistas– necesitan las empresas petroleras para garantizar el combustible necesario para su capacidad de guerra global, las compañías petroleras necesitan de sus gobiernos y su poder militar para asegurar el control de yacimientos de petróleo en todo el mundo y las rutas de transporte”, afirma James Paul, en el informe del Global Policy Forum.

 

En la Faja del Orinoco siguen operando compañías multinacionales privadas, que repatrian ganancias a sus casas matrices como las estadounidenses Chevron/Texaco o la Exxon/Mobil, la británica British Petroleum, la anglo-holandesa Royal Dutch Shell, la francesa Total, la argentina Pérez Companc, la española Repsol. De hecho, el Gobierno Bolivariano fijó en 50% de lo facturado las regalías que esas empresas deben pagar al Estado venezolano. Entonces, ¿por qué esta agresividad tan grande de Washington hacia la Revolución Bolivariana?

 

El analista político colombiano-venezolano Ramón Martínez lo dice claramente: “Hay una intención de la derecha internacional de detener cualquier proceso de democratización popular, de avance hacia planteos sociales que le den protagonismo a los trabajadores, por lo que se hace cualquier cosa para detener esos cambios, tal como vemos que se está realizando en Venezuela (…). La idea es sacar de en medio cualquier proceso que se plantee soberanía nacional. Sabemos que ninguno de estos son gobiernos socialistas en sentido estricto; no son marxistas en sentido clásico, pero sí impulsan mejoras para las grandes mayorías populares. No son gobiernos que llegaron a través de una revolución socialista, pero sí están en contra de las políticas imperiales.

 

Esto le duele a la derecha, y aquí en Venezuela, aunque las grandes empresas mantienen sus negocios, han salido de la dirección política del país. Eso es algo que no perdonan, y por eso mismo el imperio también reacciona”.

 

“La estrategia de Washington no repara en nada para lograr su objetivo. El supuesto “caos” y la insoportable y vergonzosa “crisis humanitaria” que viviría el país caribeño, en realidad no son tales. Son producto de esa interesada y artera manipulación mediática que prepara condiciones para acciones políticas (¿o militares?). En ese sentido, y con la más absoluta energía, debe denunciarse el plan en juego y pedirse (exigirse) el total respeto a la soberanía de la República Bolivariana de Venezuela”, concluye Colussi.

 

EEUU elevará producción de esquisto

 

El bombeo de petróleo de esquisto en EEUU subiría en mayo 123.000 barriles por día a 5,19 millones de barriles por día (bpd), mostraron el lunes datos oficiales, según reseñó Reuters.

 

El reporte no sorprende a la OPEP, que en su último informe de la pasada semana señaló que la producción líquida total de EEUU en 2017 aumentará en 540.000 barriles por día (bpd), más que el pronóstico del mes pasado, debido al posible incremento rápido de la producción de petróleo de esquisto en el país.

 

“La producción de esquisto crudo de EEUU podría incrementarse rápidamente y elevarse en 335.000 bpd durante todo 2017”, indica el informe.

 

En la última reunión en Viena en 2016, la OPEP decidió reducir su producción de petróleo en 1,2 millones de bpd para reequilibrar el mercado petrolero, no obstante EEUU, otro gran productor petrolero, está extrayendo más crudo

 

Breves en crudo

 

Venezuela suministrará gas a Trinidad Tobago

 

Tras la firma de un acuerdo marco, Venezuela suministra gas natural a Trinidad y Tobago.

 

El acuerdo tiene como objetivo la construcción, operación y mantenimiento de un gasoducto que se extenderá 30 kilómetros de largo, desde el campo Dragón, en Venezuela, hasta el campo Hibiscus, en Trinidad y Tobago.

 

El proyecto comprende además la conexión con el gasoducto Hibiscus-Lisas; y el suministro de gas natural extraído en el campo venezolano para alimentar al mercado doméstico de la nación vecina y a la planta de GNL para su comercialización en mercados internacionales.

 

El convenio fue refrendado por el ministro del Poder Popular de Petróleo, Nelson Martínez; y el ministro de la Oficina del Primer Ministro de la nación caribeña, Stuart Young.

 

PDVSA entabla batalla contra PetroSaudí

 

Pdvsa sostiene diversas batallas judiciales en contra de Petrosaudi Oil Services, con el objeto de obtener, entre otros reclamos, el resarcimiento de los daños sufridos por el deficiente desempeño de la unidad de perforación costa afuera, al norte del estado Sucre, en el marco del proyecto Gran Mariscal Sucre.

 

Pdvsa, en agosto de 2015, dio inicio a un arbitraje comercial con sede en París, regido bajo las leyes de la República Bolivariana de Venezuela. En primera instancia la Alta Corte de Justicia de Inglaterra publicó sentencia el pasado mes de octubre de 2016, declarando fraudulentas y nulas las acciones emprendidas por Petrosaudi Oil Services, para ejecutar garantías y obtener pagos en flagrante contravención a lo ya decidido por el tribunal arbitral, prohibiéndole el acceso a cantidades de dinero que se encuentran en disputa en dicho proceso, hasta tanto haya una decisión final de mérito.

 

Esta sentencia fue apelada por la contratista ante la Corte de Apelaciones de Inglaterra, la cual erróneamente revocó la decisión de la Alta Corte de Justicia; no obstante la ejecución de esta sentencia ha quedado suspendida temporalmente y en este sentido Pdvsa se encuentra ejerciendo las acciones legales correspondientes.

 

En virtud de lo anterior, el pasado 9 de febrero del año en curso se formalizó la solicitud de permiso para apelar ante la Corte Suprema de Justicia del Reino Unido en aras de pedir la corrección de los errores en los cuales incurrió el antes referido Tribunal de Apelación.

 

Schlumberger fortalece alianza con PDVSA

 

El presidente de la empresa líder de servicios petroleros Schlumberger, Paal Kibsgaard, visitó Pdvsa para revisar las oportunidades que existen en Venezuela en vísperas de la terminación del ciclo más bajo para los precios del petróleo.

 

Kibsgaard destacó que para Schlumberger fortalecer sus actividades en Venezuela es de gran importancia y por ello trabajan en modelos que cubran las necesidades de ambas compañías.

 

Por su parte, Eulogio Del Pino, presidente de Pdvsa, expresó su satisfacción con la revisión de proyectos y propuestas realizadas por Schlumberger, enfatizando que la industria se encuentra en el momento ideal para diseñar soluciones creativas.

 

(Ciudad CCS)