#LoÚltimo
horror: Esposos que eran sus padrinos violan, torturan y asesinan a niña de 3 años (+Colombia)
Mayo 4, 2017
La Iguana Google Plus

11_640X480.JPG

Una pareja de esposos fue capturada en las últimas horas, dentro del proceso por la violación, tortura y asesinato de la niña Sara Ayolina Salazar Palacios, de 3 años de edad, hechos ocurridos el pasado 21 de abril en el municipio Armero-Guayabal, ubicado al norte del departamento del Tolima.

 

Los capturados son Ángela Johana Guerra y Gilberto Rojas Torres, quienes fueron los padrinos de bautizo de la menor y la tenían bajo su custodia cuando ocurrió el atroz crimen.

 

La Fiscalía General de la Nación confirmó la captura de la pareja a través de su cuenta en Twitter.

 

Adicionalmente estableció que “los detenidos por el homicidio de Sarita son sus padrinos Ángela Yohana Guerra y Edilberto Rojas” y agregó que la fiscalia les “imputará tres delitos: Tortura agravada,homicidio agravado, acceso carnal violento”.

 

La mujer deberá responder como presunta autora material del delito de homicidio agravado, coautora material por acción del delito de tortura agravada, y autora (bajo la figura de posición de garante), del delito de acceso carnal violento agravado.

 

Por otra parte, al padrino se le endilgarán cargos por tortura agravada a título de coautor pasivo (bajo la figura de posición de garante).

 

La aprehensión de estas dos personas es el primer resultado concreto de la investigación que se inició hace 12 días tras la muerte de la niña en el Hospital Federico Lleras Acosta de Ibagué, al cual fue llevada en crítico estado.

 

El fallecimiento de Sarita se produjo hacia la 1 y 30 de la tarde del domingo 23 de abril.

 

Sara Yolima Salazar, quien residía en el sector conocido como La Palmera Joya, de Armero Guayabal, fue llevada incialmente al hospital local Nelson Restrepo Martínez, por una mujer quien manifestó ser la persona encargada de su cuidado.

 

Según su testimonio, Sara tuvo un accidente que le provocó un golpe severo en la cabeza, por lo que necesitaba atención urgente.

 

Sin embargo, los médicos observaron que la menor también registraba varios golpes y moretones en distintas partes del cuerpo y no solo en la cabeza, como lo afirmó inicialmente la mujer.

 

Además, sus signos vitales estaban débiles, por la que procedieron a estabilizarla y debido al delicado estado que presentaba ordenaron su traslado al hospital de Ibagué, en donde los galenos que la atendieron advirtieron señales de violencia sexual, hecho que fue comprobado posteriormente.

 

El coronel Jorge Morales, Comandante de la Policía Metropolitana de Ibagué, estableció entonces que de acuerdo con una indagación preliminar “la niña estaba bajo el cuidado de una persona a la cual se le había entregado desde hace aproximadamente un año, bajo la figura de custodia solidaria por parte de la Comisaría de Familia”.

 

La niña había sido separada de su madre por disposición de la misma Comisaría de Familia, tras mostrar signos de desnutrición y maltrato.

 

La Fiscalía resaltó que en la necropsia realizada por el Instituto Nacional de Medicina Legal se determinó que la causa de la muerte fue un trauma encefálico severo secundario y trauma contundente y biodinámico (zarandeo); este trauma hace parte del síndrome de maltrato infantil agudo y crónico.

 

(Radio Santa Fe)