fbpx
#LoÚltimo
Golpe de estado: Wall Street Journal le puso nombre a decisiones de Vizcarra en Perú (+Parlamento)
Octubre 9, 2019 -

La miembro del consejo editorial del Wall Street Journal Mary Anastasia O’Grady considera “inconstitucional” la disolución del Congreso por el presidente peruano Martín Vizcarra. Sin embargo, O’Grady se fija en que el mandatario “parece gozar de apoyo popular” y del respaldo del Ejército.

 

De acuerdo a O’Grady, “el golpe de Estado de Vizcarra pone en peligro las instituciones políticas del Perú, además de amenazar su economía”. En las últimas décadas ha realizado importantes progresos económicos: el crecimiento real del producto interior bruto ha sido en promedio superior al 4,7% anual desde 1999, y el porcentaje de la población que vive en la pobreza ha caído por debajo del 22% en 2018, en comparación con el 59% en 2004.

 

La mortalidad infantil disminuyó de 35 en 1998 a 11 por cada 100.000 nacimientos en 2018. Las exportaciones no tradicionales se han disparado en las últimas dos décadas, y la clase media se ha duplicado. Estos avances se han producido a medida que Perú ha ido abriendo mercados y aumentando la competencia y el respeto por la propiedad privada y la inversión extranjera.

 

No obstante, los seguidores de Vizcarra ven la situación de una manera distinta. En su opinión, el cierre por parte del presidente de una rama del Gobierno está justificado porque la democracia se ha vuelto disfuncional. En julio, convocó unas elecciones generales anticipadas que el Congreso acabó rechazando.

 

Las diferencias entre el poder legislativo y el ejecutivo en Perú han sumido al país en una profunda crisis política.

 

Bajo la Constitución de la nación, el Gobierno electo tiene el poder de disolver el Congreso solo después de dos votos de censura, de los cuales solo se produjo uno. Enojado por el nombramiento del nuevo juez de la Corte Constitucional sin su aprobación, Vizcarra disolvió el Congreso sin el segundo voto de censura que se requiere. También fijó nuevas elecciones legislativas para el 26 de enero de 2020.

 

El Congreso, controlado por la oposición, no aceptó estas decisiones y calificó la situación de golpe de Estado y suspendió al presidente.

 

Sin embargo, el mandatario de momento parece conservar el poder visto el apoyo del que goza, aunque el asunto puede llegar al Tribunal Constitucional. La separación de poderes, tan crucial para la democracia, está en peligro, destaca la autora del artículo.

 

“Muchos partidarios de Vizcarra en la izquierda quieren reescribir la Constitución peruana. Un hombre fuerte que se consolida en el poder rara vez es bueno para las perspectivas a largo plazo de una nación. Pisotear el derecho y deshacer una elección no es la cura contra la corrupción”, concluye.

 

(Sputnik)