Tras cinco semanas de continuas protestas, este jueves la capital de Haití, Puerto Príncipe, amaneció completamente paralizada, con barricadas en las calles y sin ningún tipo de actividad laboral o comercial, como parte de las manifestaciones convocadas por la oposición contra el presidente Jovenel Moise.

 

Se trata de una nueva jornada de movilización, por medio de la cual los sectores adversos al Gobierno haitiano plantean un levantamiento general de las clases populares y campesinas para exigir la renuncia del jefe de Estado.

 

Dichas manifestaciones se llevan a cabo en Mirebalais, Ouanaminthe y toda la región metropolitana de Puerto Príncipe: Delmas, Petion Ville, Tabarre y Croix des Bouquets.

 

Como parte de las actividades de calle, cientos de jóvenes se reunieron en el emblemático «cruce del aeropuerto» en la Avenida Delmas para honrar con fotos, murales y ceremonias vudú a los fallecidos como consecuencia de la represión gubernamental en las últimas semanas.

 

Recordemos que desde el pasado 16 de septiembre, Haití vive una ola de protestas, a raíz de la grave crisis económica y política que atraviesa el país.

 

El detonante de estas manifestaciones fue el alarmante desabastecimiento de combustible en la nación. Dichas protestas han mantenido paralizadas desde hace un mes las actividades en instituciones públicas, así como en escuelas y universidades.

 

Si bien el pasado martes el mandatario de Haití dio un discurso en el que manifestó su voluntad de no renunciar a pesar de las protestas y en el cual ofreció un proceso de diálogo, dicha propuesta fue rechazada de manera contundente por los opositores.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook