La incorporación de Venezuela al Consejo de Derechos Humanos de la ONU es otra victoria diplomática de la patria de Bolívar y Chávez. Es a la vez una derrota para Estados Unidos, cuya grosera presión a todo el mundo para que votara contra nuestro país no surtió efecto. Hay un cambio de época.

 

La derrota se la buscó también el autoproclamado y la AN en desacato. Arrastra así mismo con el revés  la Taguara de Lima (otrora club o cartel), la señora Bachelet, su bodrio sobre la materia  y todos aquellos personajillos que viven pidiendo se aumenten las sanciones sobre el pueblo venezolano. Y no escampa

 

(Por Earle Herrera)

Comentarios Facebook