Los agentes agresores contra Venezuela se despliegan en varios frentes de ataque. El presidente de UnWatch, una organización sionista que es promotora de la expulsión de Venezuela del Comité de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), es el consejero senior del bufete contratado por la empresa Exxon Mobil en la demanda ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) contra Venezuela.

 

Esta ficha sionista es el abogado y diplomático estadounidense de origen judío, Alfred H. Moses, quien fue embajador de Washington en Rumania.  

 

La plataforma de investigación La Tabla, destaca que Moses ha sido una figura fundamental de Covington & Burling, el despacho de abogados de Exxon, en la demanda por nacionalización de operaciones, luego de la sustitución de asociaciones estratégicas por empresas mixtas en 2007.

 

“Las estadounidenses Exxon Mobil y ConocoPhilips rechazaron en junio de 2007 formar una empresa mixta con mayoría accionaria de PDVSA en la Faja del Orinoco e iniciaron un litigio contra el Gobierno venezolano ante el Ciadi, una institución del Banco Mundial que arbitra diferencias entre los estados y los inversores”, explica La Tabla.

 

En consecuencia, Exxon Mobil reclamaba en un principio 20.000 millones de dólares. Después, la disminuyó a 12.000 millones y finalmente, manifestó que aceptaba unos 10.000 millones de dólares como compensación. En octubre de 2014, el Ciadi precisó que la compensación para Exxon debía ser de 1.600 dólares.

 

Ahora bien, una vez que Venezuela obtuvo el escaño en el Comité de Derechos Humanos de la ONU —con el apoyo de 105 de los 193 estados miembros de este organismo multilateral— la United Nations Watch (UnWatch) emprendió una campaña mundial “para revertir la incorporación de Venezuela en esta instancia de la ONU», según la mencionada plataforma de investigación.

 

La historia no termina allí. La responsabilidad de la campaña de UNWatch fue delegada en el político de ultraderecha, Diego Arria, residenciado en Estados Unidos.

 

Además, esta organización sionista ha señalado que la campaña en contra de Venezuela nace a raíz de “la violación grave y sistemática de los derechos humanos”. ¿Y las pruebas? Las denuncias contra el país caribeño dicen sustentarse en el expediente presentado por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook