Este viernes, el Departamento de Estado de Estados Unidos volvió a alertar, sin prueba alguna, que en Venezuela incrementa la presencia de la guerrilla colombiana Ejército de Liberación Nacional y acusó, al mismo tiempo, a Caracas de permitir un “ambiente permisivo” para grupos de resistencia como las FARC EP y Hezbolá.

 

“Las porosas fronteras del país ofrecen un ambiente permisivo con grupos terroristas conocidos (…) Individuos vinculados a disidentes de las FARC y el ELN, así como seguidores o simpatizantes de Hizbulá, estaban presentes en el país”, reza el informe anual sobre el terrorismo en el mundo del Departamento de Estado, publicado este viernes y relativo a 2018.

 

Puntualmente, el informe advierte de “la creciente presencia y control territorial” del ELN en Venezuela, al señalar reportes creíbles de sus actividades en los estados venezolanos de Amazonas, Apure, Bolívar, Guárico, Táchira y Zulia.

 

Asimismo, el informe señaló que “los lazos financieros entre disidentes de las FARC, el ELN y otros grupos paramilitares facilitaron la redes de corrupción pública por parte funcionarios y miembros del Ejército venezolano”, entre los que resaltó “el tráfico ilegal de narcóticos y oro”.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook