fbpx
#LoÚltimo
“No eran guerrilleros”: Hablan los padres de niños asesinados en bombardeo en Colombia
Noviembre 8, 2019 -

Los padres de los menores muertos en la zona rural de San Vicente del Caguán, departamento de Caquetá (sur de Colombia), durante el bombardeo del pasado agosto contra Gildardo Cucho (alias), cabecilla de las disidencias de las FARC-EP, defendieron este jueves la inocencia de sus hijos. 

 

El senador colombiano Roy Barreras, quien denunció las ocho muertes, declaró que las chicos “fueron revictimizados al ser presentados como delincuentes” ante el país.

 

De los niños que murieron producto de los bombardeos del Ejército sobre el grupo residual del frente 62, según el informe de Barreras, tres permanecían documentados desde junio de 2019 en el informe del personero de Puerto Rico (Caquetá).

 

Denuncias de pobladores indicaron que el grupo ejercía el control del territorio y durante varios meses se dedicó al reclutamiento forzado de menores, como prueba el caso de la joven de 17 años que fue raptada cuando iba a visitar a una hermana.

 

Diana

 

“A mi hija le gustaba el fútbol, la música y quería ser profesional. Yo lo que pido es que me le quiten ese título de guerrillera”, declaró Rosalba Medina, quien aseguró que su hija no pertenecía a ningún grupo, y “era una niña inocente”. 

 

Diana Medina Garzón se fue a vivir con su papá desde diciembre de 2018, a una finca cerca de Puerto Rico, para culminar sus estudios. Estaba de vacaciones en una vereda cercana a su casa, en la finca de una familiar, cuando la secuestraron.

 

“Diana estaba viviendo conmigo y yo la tenía estudiando y en vacaciones se fue para donde una hermana y quedó de venir el lunes, pero ese día no apareció y perdí comunicación (…) A los seis días me llaman y me dicen que murió en un bombardeo”, explicó el padre, Hermes Álvarez. 

 

Ángela

 

La menor de las víctimas tenía solo 12 años. En junio había sido obligada a irse con “el Viejo” (alias) y una joven, quienes reclutaban a menores en esa zona del país, según relata la madre de la niña.

 

“Mami, yo me voy porque me toca, no hay de otra”, recuerda la señora fueron las últimas palabras de su hija, quien vivía con la familia en Villa Hermosa Alta, zona rural de Puerto Rico.

 

Asimismo, la madre narra que las autoridades no le permitieron ver el cuerpo de su única hija hembra, la menor de cuatro hermanos, y fue mediante las huellas que identificaron los restos.

 

Sin identificar

 

“Fuimos a Medicina Legal e hicimos todas las pruebas, pero no nos confirman si el cuerpo de la niña estaba en ese bombardeo, no he podido hablar mucho con el papá porque está muy desesperado, no quiere saber de nadie”, explicó Mercedes Toledo.

 

Su nieta, de 17 años, vive desde hace nueve años con su papá en Puerto Rico, donde se dedicaba a las labores del campo, y no se veían desde entonces. 

 

“Ella estaba esperando que una tía viajara para poder venir con ella, pero desde eso, que fue hace rato, no volví a saber de ella. Ahora lo que nos dicen es que ella puede ser una de las víctimas”, lamentó Mercedes. 

 

La sospecha se debe a que después de varios días sin tener noticias de ella, los vecinos le contaron a su familia que la joven había sido raptada por grupos armados. 

 

(teleSUR)