Tras 11 días consecutivos de protestas masivas contra el régimen de facto impuesto en Bolivia tras el golpe de de Estado contra el presidente Evo Morales, el pueblo boliviano concentrado en Cochabamba sigue resistiendo ante la brutal represión desatada por la dictadura de la ultracatólica Jeanine Áñez.

 

Tras 11 días consecutivos de protestas masivas contra el régimen de facto impuesto en Bolivia tras el golpe de de Estado contra el presidente Evo Morales, el pueblo boliviano concentrado en Cochabamba sigue resistiendo ante la brutal represión desatada por la dictadura de la ultracatólica Jeanine Áñez.

 

En un video difundido en redes sociales, los manifestantes cantan al unísono en horas de la noche el tema «Solo le pido a Dios», compuesta por el argentino León Gieco y dada a conocer masivamente por la intérprete argentina Mercedes Sosa.

 

La canción fue compuesta en 1982, tras la caída de la dictadura militar de Jorge Rafael Videl en Argentina, que persiguió, torturó, desapareció y asesinó a miles de argentinos tan sólo por ser considerados como «enemigos» calificados de «comunistas».

 

Desde que un sector de la Fuerza Armada boliviana junto a la Policía obligó a Evo Morales a renunciar a la Presidencia del Estado Plurinacional, amenazado de muerte, el régimen de facto ha instaurado una dictadura inquisitoria que proclama el odio a los indígenas y a los pobres que además sustenta su acción en «el nombre de Dios» y «la Biblia».

 

La persecución contra los líderes sociales, políticos e indígenas de Bolivia que exigen el retorno al orden democrático y la restitución de Morales como Presidente, viene en gran parte del odio promovido por un sector de extrema derecha vinculado al empresario y separatista Luis Fernando Camacho, quien en 2008 intentó crear un Estado independiente a Bolivia que saldría del territorio conocido como «la media luna boliviana», donde hay extensas riquezas naturales como litio y gas.

 

Letra:

 

Solo le pido a Dios
Que el dolor no me sea indiferente
Que la reseca muerte no me encuentre
Vacía y sola sin haber hecho lo suficiente

 

Solo le pido a Dios
Que lo injusto no me sea indiferente
Que no me abofeteen la otra mejilla
Después que una garra me arañe esta suerte

 

Solo le pido a Dios
Que la guerra no me sea indiferente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente

 

Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente

 

Solo le pido a Dios
Que el engaño no me sea indiferente
Si un traidor puede más que unos cuantos
Que esos cuantos no lo olviden fácilmente

 

Solo le pido a Dios
Que el futuro no me sea indiferente
Desahuciado está el que tiene que marchar
A vivir una cultura diferente

 

Solo le pido a Dios
Que la guerra no me sea indiferente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente

 

Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook