Un enjambre de avispas obligó a detener durante unos cinco minutos un partido del campeonato brasileño entre el Sao Paulo y el Fortaleza en el estadio Pacaembú.

 

La situación muy particular se vivió el sábado cuando el duelo entre Sao Paulo y Fortaleza se tuvo que parar, todo por culpa de un panal de avispas, cuando Dani Alves se disponía a lanzar un tiro de esquina a los 25 minutos del juego. Ahí, el lateral se acercó hasta el banderín de córner cuando se percató de que un enjambre de los insectos se encontraba adherido a este.

 

Jackson, defensor del Fortaleza, se acercó, se arrodilló y cubriéndose la cara con la camiseta para no ser picado, levantó el palo y lo lanzó fuera del terreno de juego.

 

Minutos después, el banderín, ya casi sin avispas, volvió a su lugar habitual, por lo que el encuentro retornó a la normalidad y terminó con la victoria paulista por 2-1.

 

(HispanTV)

 
Comentarios Facebook