fbpx
#LoÚltimo
Nayib Bukele usufructó dinero de Petrocaribe para financiar su campaña electoral
Diciembre 2, 2019 -

El entramado de empresas salvadoreñas involucradas en la apropiación indebida de fondos que son y deben ser pagados a PDVSA a través del Convenio Petrocaribe, incluye a compañías de publicidad y medios de comunicación propiedad del círculo familiar y de intereses del actual presidente de El Salvador, Nayib Bukele, quien utilizando la figura de préstamos y contratos dispuso de los fondos de Alba Petróleos El Salvador, ALBAPES, para alcanzar la presidencia del país centroamericano.

 

Cuando el Presidente Hugo Chávez llevó la iniciativa de Petrocaribe a El Salvador, este país estaba gobernado por el partido derechista ARENA, el cual se negaba a suscribir convenios que le permitieran suministrar, a más bajo costo, gasolina y diesel a la población. Frente a esta realidad, se crea la empresa ALBAPES, conformada por 60% accionario de PDV Caribe y 40% por una Asociación de Alcaldes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, una agrupación diversa y heterogénea de partidos de izquierda al que pertenecía Bukele, más por ser hijo del empresario árabe financista de esta agrupación, que por guardar afinidades ideológicas.

 

ALBAPES se encargaba de recibir tanqueros con gasolina y diesel provenientes de Venezuela para ser entregadas a la Asociación de Alcaldes, que dependiendo de los precios de estos combustibles en el mercado internacional, disponían de un sistema de compra a PDVSA por financiamiento: cancelaban parte en efectivo, otra porción financiado a plazo y, en caso de mayores dificultades, usaban el sistema de compensación: enviaban a Venezuela alimentos, medicinas y equipos médicos.

 

PDVSA enviaba gasolina y diesel, los cuales desembarcaban en manos de personal salvadoreño que, mediante manejos políticos y alianzas indebidas, alcanzaron cargos de alta jerarquía en ALBAPES y por tanto maniobraban con éxito hasta lograr que los hidrocarburos venezolanos llegaran a personas de sus círculos de interés, públicos y privados, propietarios de estaciones de servicios.

 

ALBAPES recibía cuantiosas sumas de dólares por el pago de los combustibles, pero que en buena cuantía nunca llegaban a PDVSA gracias al caos controlado de los sistemas contables y de auditoría, testimoniados y denunciados por el personal de PDVSA expresamente enviado para frenar el robo y judicializar las desviaciones. La red incrustada en la empresa mixta comenzó a crear y propiciar la formación de empresas con dinero que debía entregar a PDVSA. Ejecutó préstamos no bancarios con los cuales se financió Bukele, quien ascendió política y electoralmente usando discursos de combate a la corrupción.

 

“El manifiesto propósito de las acciones referidas es disponer del capital de trabajo y del excedente alcanzado en ALBAPES, al tiempo de obstaculizar y postergar las acciones para recuperar más de 750 millones de dólares otorgados en préstamos a empresas relacionadas, sin garantías suficientes”, relata el Informe del Comisario de PDVSA 2018. “Sin la aprobación de la Junta Directiva de ALBAPES suscribieron contratos de publicidad y de servicios de mercadotecnia en apoyo a la campaña electoral por el orden de 5 millones de dólares”.

 

Prescindieron personal venezolano de control para despejar el ambiente y continuar con prácticas irregulares de contratación, otorgamiento de créditos y recepción de activos sobre valorados en las empresas en mora, que en definitiva se traducen en una flagrante afectación al patrimonio de PDVSA y de la República Bolivariana de Venezuela”, añade.

 

La investigación que adelanta la Fiscalía General de la República (FGR), de El Salvador, destaca que el Presidente de la República, Nayib Bukele, desde 2013 tiene estrechos vínculos con la empresa Inversiones Valiosas de El Salvador (Inverval, S.A. de C.V.), entidad actualmente investigada por el delito de lavado de dinero. Según publica la Revista Factum, de la nación centroamericana, los fondos de la mencionada empresa provienen de Alba Petróleos El Salvador, ALBAPES.

 

Recién el Informe de la Fiscalía señala que Bukele y empresas de su familia recibieron entre febrero y octubre de 2013 ocho cheques por parte de Inverval. Según documentos consultados en la Fiscalía los fondos fueron emitidos a nombre de «Nayib Bukele; de Obermet, la empresa de publicidad de la familia del presidente; y de Starlight, compañía propietaria del Canal TVX”.

 

“Todos esos fondos, según consta en los documentos en poder de la Fiscalía, estaban destinados a la compra de acciones y a inversión de capital en Starlight, una empresa de comunicación audiovisual que llegó a ser importante en el ascenso político de Bukele, y de la cual Carolina Recinos, actual jefa de gabinete, fue apoderada especial”, señala la investigación de la Revista Factum.

 

(Últimas Noticias)