Hoy día el fútbol femenil es un deporte que llama mucho la atención en los colegios. Las niñas han ido interesándose cada día más por practicar este deporte en cualquier temporada del año. Con todo el entusiasmo y a pesar del clima, los entrenamientos son el momento ideal de esparcimiento y diversión para ellas en su colegio. Aunque para lograrlo, el colegio español «Gabriel y Galán» ha tenido que resolver algunos contratiempos.

 

La estrategia perfecta para evitar el absentismo

 

La asociación “Iter Renacimiento”, en coordinación con los colegios de la zona, han creado una estrategia para evitar el absentismo escolar en las escuelas públicas. El gusto por el fútbol es tan intenso que si las alumnas tienen más de tres faltas injustificadas en un mes no pueden asistir al entrenamiento. Una bien intencionada medida transmitida a los padres de familia por medio de sus hijas e hijos, porque la realidad es que son los padres los que tienen que llevar a sus hijos al colegio.

 

En un inicio el fútbol era deporte exclusivo de hombres, pero la demanda de mujeres hizo que se optara por formar equipos de niñas. En un principio se propuso que se hicieran equipos mixtos, pero realmente el entrenamiento es más frecuente en niños que en niñas, así que mejor se optó por hacer equipos de niñas separado de niños. Un asunto importante por fin resuelto, porque la mayoría de los alumnos del Colegio “Gabriel y Galán” son mayormente de etnia gitana, un motivo de peso por lo que los padres decidieron que fueran equipos diferentes.

 

Otro tema importante por resolver fue el de los entrenadores del equipo. En un principio las personas que se comprometieron a ser entrenadores ya no pudieron serlo, a pesar de que las niñas ya se habían anotado y no había manera de deshacer el equipo. Así que las mismas alumnas solucionaron el problema con familiares que les ayudan a entrenar con un gran compromiso. El entrenamiento no es profesional, pero les ha solucionado el problema y están trabajando mucho al respecto.

 

El compromiso por el deporte y la necesidad económica a flor de piel

 

El equipo está entrenando mucho, sus familiares las apoyan y las entrenan. Se está creando el gusto por el deporte y las niñas están comprometiéndose y poniendo mucho de su parte. Además, los entrenadores están cooperando para salir adelante, y el resultado de la asistencia al colegio ha ido mejorando.

 

Incluso se han creado muchos planes para el futuro. Sin embargo, el respaldo económico está haciendo falta, aunque no decae en el ánimo de nadie porque esperan que dicho apoyo llegue para el próximo curso escolar. Uno de los objetivos es poder jugar con equipos de otros centros escolares de la ciudad.

 

El último tema por resolver, y no menos importante es la adquisición del uniforme del equipo. Se ha puesto en marcha una solicitud a una entidad bancaria para una donación de camisetas para el grupo de futbolistas y unos chándal para los entrenadores. Con este uniforme se pretende darle más seriedad y profesionalismo al juego.

 

Por otro lado, la Fundación Mujeres se ha comprometido enviar en distintas ocasiones a una futbolista profesional para ayudar con tips y nociones de este maravilloso deporte lleno de pasión y entrega.

 

(Agencias)

Comentarios Facebook