brazil-apoya.jpg

En el marco de las movilizaciones en apoyo al gobierno de la Presidenta Dilma Rousseff, en defensa de la empresa estatal PETROBRAS y en contra de las intenciones de Golpe de Estado que la burguesía brasileña pretende dar a través del “Impeachment”, movimientos sociales, centrales sindicales y partidos políticos progresistas y de izquierda marcharon este viernes 13 de marzo en varias ciudades del Brasil.

 

Rio de Janeiro, Manaos, Belém do Pará, Sao Paulo y Brasilia fueron algunas de las ciudades en donde se escenificaron las grandes movilizaciones pro gobierno. Allí trabajadores, estudiantes y el pueblo brasilero, unidos en defensa de las conquistas sociales hasta ahora alcanzadas por los gobiernos petistas de Dilma y Lula, y en favor de las reforma política como mecanismo de profundización de esas conquistas, mostraron su indeclinable e irrestricto apoyo a la Revolución Bolivariana, al gobierno del Presidente obrero Nicolás Maduro y en consiguiente al pueblo de Bolívar y Chávez; ante la arremetida imperialista Yankee que pretende, una vez más interferir e intervenir en los asuntos exclusivos de las y los venezolanos.

 

Entre consignas y frases cargada de conciencia latinoamericanista e imperialista se pudo observar en las principales ciudades del país amazónico pancartas con frases como “Campesinos y obreros con la Revolución Bolivariana”, “Venezuela se respeta”, “Fuera el Imperialismo”, en respuesta ante la más reciente agresión de la Casa Blanca contra la Patria venezolana.

 

Y es que no sólo las frases y expresiones de solidaridad hacia nuestra nación salieron de la espontaneidad de las y los brasileños que entienden esta arremetida de la derecha como continental, tanto en Venezuela como en Brasil. En este sentido, la Central Única de Trabajadores de Brasil aprobó y leyó un manifiesto de solidaridad en favor de la Revolución Bolivariana y en repudio la orden ejecutiva decretada por la Casa Blanca; en la que se afirmó que Venezuela “constituye una inusual y extraordinaria amenaza a la seguridad nacional y política exterior de los Estados Unidos” y declara “una emergencia nacional para hacer frente a esa amenaza”.

 

Haciendo una remembranza al imperio romano y a la actitud de sus autoridades, en el comunicado aprobado por la central sindical se puede leer: “No entendemos como un país pacifista, respetuoso del ordenamiento jurídico internacional y garante de los Derechos Humanos, como lo constituye la República Bolivariana de Venezuela pudiese constituir una amenaza para el imperio Yankee poseedor del ejército más poderoso de la historia de la humanidad”.

 

Continua el documento afirmando: “Esta actitud evidencia una vez el irrespeto sistemático del gobierno gringo por el derecho internacional y la Carta de la Naciones Unidas y reafirma de nuevo su vocación injerencista e intervencionista sobre las naciones y pueblos que deciden soberanamente construir su propio camino, sin coloniaje ni tutelajes”.

 

Finaliza el comunicado exigiendo el cese de la injerencia gringa sobre Venezuela, denunciando las pretensiones intervencionistas y exigiendo el pronunciamiento de los gobiernos de la región en favor de la constitucionalidad y democracia venezolana.

 

Gobiernos de América Latina y del mundo, Jefes de Estado y de Gobierno, autoridades religiosas, partidos políticos, organizaciones sociales, de trabajadores, culturales, de mujeres y estudiantes han dado muestras de solidaridad desde cada rincón del planeta para la Revolución Bolivariana, ante este hecho calificado por el propio Presidente de la República, Nicolás Maduro, como una acción sin precedentes y del peor tenor jamás profesada contra Venezuela.

 

(Nota de Prensa)

 

_MG_3416.jpg

 

_MG_3427.jpg

 

 

IMG-20150313-WA007.jpg

IMG-20150313-WA024-2.jpg

IMG_20150313_172550.jpg

IMG-20150314-WA0003.jpg

 

 

 

Comentarios Facebook