El mandatario de EE.UU., Donald Trump, ha rechazado este 18 de diciembre el juicio político en su contra, afirmando que el proceso de su destitución está coordinado por «la izquierda radical» y que no ha cometido ningún delito por el que pueda ser sancionado.

 

«¿Pueden creer que hoy seré recusado por la izquierda radical [y] los demócratas que no hacen nada?, ¡Yo no hice nada!», escribió el presidente en su cuenta de Twitter.

 

«Una cosa terrible. Lean las transcripciones. Esto nunca debe sucederle a otro presidente de nuevo. ¡Recen!», agregó Trump.

 

Acusaciones contra Trump

 

El pasado 24 de septiembre, la presidenta de la Cámara de Representantes del país, Nancy Pelosi, anunció el inicio de una investigación de juicio político que tiene como fin destituir a Trump bajo la sospecha de que habría presionado en una conversación telefónica a su homólogo ucraniano, Vladímir Zelenski, para que investigara a su rival político, Joe Biden, a quien podría acabar enfrentándose en las presidenciales de 2020.

 

En la queja formal presentada semanas después de la conversación de Trump con su homólogo ucraniano se afirma que el presidente de EE.UU. utilizó su poder para «solicitar interferencia de un país extranjero en las elecciones estadounidenses del 2020», presionando a otro país para que investigue a uno de sus principales rivales políticos.

 

Ambos mandatarios negaron las acusaciones, mientras que la Administración Trump reaccionó enviando a Pelosi y otros legisladores demócratas una carta en la que se calificaba al proceso de ‘impeachment’ iniciado como contrario a la Constitución.

 

Proceso de ‘impeachment’

 

El 3 de diciembre, el Comité de Inteligencia del Congreso divulgó el informe final sobre la investigación, que respaldó las sospechas de Pelosi y además acusó al inquilino de la Casa Blanca de obstrucción e intimidación de testigos. En respuesta, la Casa Blanca desestimó sus conclusiones, subrayando que no se encontraron pruebas incriminatorias contra el jefe de Estado.

 

Diez días después, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes de EE.UU. dio luz verde a los artículos de abuso de poder y obstrucción del Congreso contra el presidente. Por su parte, Trump afirmó que no le importaría someterse a un largo juicio político en el Senado estadounidense en caso de que sea necesario y tildó de «farsa» y «engaño» los cargos de los que se le acusa.

 

Este miércoles, la Cámara de Representantes del Congreso estadounidense, que cuenta con mayoría demócrata, votará sobre el juicio político al presidente del país. En caso de aprobarse, la destitución debe ser ratificada por el Senado donde los republicanos controlan la mayor parte de las sillas.

 

(RT)

 

Comentarios Facebook