Oficiales que rescataron a una bebé de morir en un carro sumergido en el agua afirman que escucharon una voz misteriosa que les avisó que había una vida en peligro.

 

Podíamos ver a una persona en el asiento de enfrente y escuchamos una voz diciendo: ‘Ayúdame, estamos aquí’. Era tan clara como el día”, dijo el oficial Tyler Beddoes, del Departamento de Policía de Spanish Fork, en Utah, Estados Unidos.

Beddoes fue uno de los cuatro oficiales que sacaron a la bebé inconsciente del auto que estuvo semisumergido bajo agua casi a punto de congelaciónpor 14 horas. La madre de la niña estaba muerta en el asiento del conductor.

 

Los oficiales tuvieron que arriesgar su vida para meterse en el agua helada y verificar si había alguien con vida dentro del automóvil, que quedó con las llantas hacia arriba, luego de que suconductora, Jennifer Groesbeck, perdiera el control del auto la noche anterior.

 

Los cuatro oficiales sacaron a la niña y paramédicos le dieron resucitación cardiopulmonar. La pequeña Lily recobró la conciencia en un hospital en Salt Lake City y su condición se reportó como estable.

 

Su madre, una joven mujer de 25 años, conducía a casa en Springville, Utah, cuando cruzaba un puente en Spanish Fork y golpeó una barrera de cemento lo que la hizo caer a un río.

 

El auto cayó al agua alrededor de las 10:30 p.m. del pasado viernes y aunque no era totalmente visible desde el exterior, fue descubierto 14 horas después por un pescador la tarde del pasado sábado.

 

Cuando los policías llegaron, pudieron ver un brazo a través de una ventana. Fue en ese momento que comenzaron a escuchar la voz de una mujer que pedía ayuda.

 

“Cuando la mujer pidió ayuda, le respondimos: Aguante, estamos intentando todo lo que podemos”, dijo el oficial en declaraciones al Daily News.

Pero cuando lograron abrir el auto, descubrieron que la conductora tenía tiempo muerta, por lo que no encontraron explicación sobre la voz misteriosa que parecía venir del auto.

 

Según Beddoes, sus compañeros también escucharon las súplicas.

 

“No sé exactamente lo que escuché”, dijo. “No soy un tipo religioso. Es difícil de explicar pero fue definitivamente algo. De dónde y por qué, no estoy seguro”.

 

La niña estaba boca abajo pero su cabeza no estaba tocando el agua. Los oficiales no la vieron en un principio pero cuando le dieron vuelta al auto se dieron cuenta de su presencia y la sacaron.

 

El agua estaba tan fría que los tres policías y tres bomberos que participaron en el rescate fueron tratados por sufrir hipotermia, pero dados de alta el sábado por la noche. Los rescatistas serán condecorados por su acto heróico.

 

(Excelsior)

 

mujer-y-bebe.jpg

 

Comentarios Facebook