Ese fue uno de los pormenores que entregó Giovanni Ortiz Calderón en su testimonio a la Fiscalía sobre el asesinato de pareja de ambientalistas recién casados en Colombia; contó quién murió primero y cómo planearon el delito.

 

En primer lugar, el confeso asesino señaló que el crimen se pensó desde el 16 de diciembre cuando se encontró con Jaider Lozano Jaramillo, alias ‘el Negro’, para diseñar un plan porque así “tendrían dinero suficiente para disfrutar tranquilos la fiesta de Navidad”, reseñó El Heraldo.

 

Dicho testimonio se conoció en la audiencia de imputación de cargos contra ‘el Negro’, además de los otros dos hombres, Luis Rodríguez Tovar y Andrés Felipe García, conocidos con los alias de ‘Luchito’ y ‘Pipe Bareta’.

 

El fiscal delegado leyó el testimonio de Ortiz Calderón en la diligencia, que se adelanta en Santa Marta: “La idea era robar un carro y venderlo en La Guajira. Allá nos dan 5 millones de pesos, ‘el Negro’ tenía un contacto. ‘Lucho’, quien cargaba el arma —un revólver—, dijo que lo realizáramos el 20 de diciembre, y ‘Pipe’ nos dijo: ‘ah bueno valecita, nos vemos el viernes’”.

 

Efectivamente, avanza el relato, se reunieron los 4 sobre las 3:00 de la tarde y portaban un revólver con pocas municiones.

 

Luego se dirigieron al mirador, un paraje solitario en el que los turistas se toman fotografías, y se escondieron en el monte para elegir a sus víctimas: un vehículo con pocas personas.

 

Dos horas después apareció la camioneta Ford, de placas DAI-160, en la que iban Rodrigo Monsalve y Nathalia Jiménez, y los señalados delincuentes decidieron robarla, contó Ortiz:

 

“La pareja estaba tomándose fotos con la espalda hacia la carretera y mirando el mar. Yo saco el revólver y les digo: ‘Quietos’. El muchacho intenta correr, pero ‘el Negro’ lo agarró por el cuello y lo subió al carro. El ‘Veneco’ y yo agarramos a la muchacha y la montamos. Cogimos de vuelta hacia Buritaca, mientras ‘el Negro’ conducía, el ‘Veneco’ sacó una cabuya amarilla y les amarró las manos a las víctimas”.

 

El testimonio que recoge el medio regional agrega que tomaron por una vía aproximadamente 20 minutos y luego avanzaron unos 250 metros por una trocha en el sector de Perico Aguao donde bajaron a la pareja del carro. Allí, decidieron asesinarlos porque les habían visto el rostro.

 

Ortiz “cogió el arma, se acercó al muchacho y le disparó en la cabeza”, dijo el fiscal, mientras la confesión de él añade que ella gritó. Luego volvió al carro y entregó el revólver; segundos después escuchó el otro disparo hacia ella y vio que el ‘Veneco’ tenía el arma en su mano. Se subieron al carro, y tomaron hacia Riohacha.

 

En la Troncal del Caribe, añade el diario, se repartieron las pertenencias de las víctimas entre las que estaban un portátil, tres bolsas y ropa; aunque en los allanamientos se encontraron también una cámara fotográfica de color rosado, “cuya caja estaba en la escena donde yacían los cadáveres de los ambientalistas”.

 

El diario puntualiza que ellos esperaban recibir por lo menos cinco millones de pesos por la camioneta robada, pero solo les entregaron 1’600.000 pesos y cada uno obtuvo alrededor de 300.000. Ortiz volvió a La Guajira para reclamar el resto del dinero y cuando una turba intentó lincharlo decidió entregarse.

 

(Pulzo)

Comentarios Facebook