El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, hizo un llamado a la resolución de manera pacífica a través de la negociación y planificación de los conflictos en Oriente Medio, mientras Japón y Corea del Sur coordinaron sus respectivos planes para afrontar contingencias económicas y de seguridad derivadas de esa situación.

 

«China pide a las partes implicadas resolver sus diferencias apropiadamente y mediante canales pacíficos como la planificación y negociación, y juntos proteger la paz y estabilidad en la región del Golfo«, exhortó.

 

Similar postura planteó este martes el embajador de Beijing ante la Organización de Naciones Unidas (OUN), Zhang Jun, quien consideró prioritario explorar las vías posibles para impedir que las tensiones escalen hasta salirse de control.

 

En Japón, el primer ministro, Shinzo Abe, orientó a su gabinete a tomar las medidas pertinentes para superar cualquier contingencia surgida por las fricciones entre Irán y Estados Unidos.

 

El ejecutivo de Corea del Sur evaluó este miércoles el impacto de la crisis militar en Oriente Medio sobre el sector financiero local y determinó que el Banco Central lanzará un sistema de monitorización las 24 horas, a fin de vigilar de cerca cualquier cambio, con la idea de estabilizar el mercado, de ser necesario, en estrecha cooperación e intercambio de información con el gobierno.

 

El comandante de la fuerza de élite Al Quds de la Guardia Revolucionaria iraní, Qassem Soleimani, fue asesinado durante un ataque aéreo estadounidense con drones la semana pasada en las afueras del aeropuerto internacional de Bagdad, Irak, «y el Pentágono precisó que esa acción fue realizada por orden del presidente Donald Trump», refiere Prensa Latina.

 

Aproximadamente 10 misiles iraníes impactaron contra la base aérea de Al Asad, ubicada en Irak y que alberga fuerzas militares de EEUU en represalia por el asesinato de Soleimani.

 

(AVN)

Comentarios Facebook