El tema Petro parece ir cumpliendo uno a uno sus objetivos, logrando estar en boca de todos los venezolanos, y en la wallet (billetera) de unos 8 millones de compatriotas, a quienes les fue asignado medio petro, en su primer ensayo, en el mes de diciembre del año que recién despedimos. Según el presidente Nicolás Maduro, en su memoria y cuenta del martes, esta prueba resultó con un alto nivel de éxito, lo que empuja a la criptomoneda a una segunda fase donde estimuló, al menos al consumidor, a otorgarle nuevamente poder adquisitivo.

 

Esta práctica, que quiere y necesita profundizarse, también deberá ser aceptada por los comerciantes, ya sea por decreto o por convicción, para poder construir el ecosistema del petro, siempre y cuando, según ellos, se apliquen los correctivos y abunde la información sobre esta innovación económica.

 

La segunda fase del petro parece ser un hecho irreversible en el momento en que el presidente avisa que la criptomoneda le “cortará las manos a la corrupción de muchas instituciones, a las mafias, entre otros efectos colaterales”, y exige que las tasas, tarifas y comisiones de todos los servicios sean cobrados en petro, es decir: Saime, Saren, Sapi, Inea, Inec, Baer, Bolipuertos y el Instituto Nacional de Canalizaciones. Una medida que también fue aplicada a la raíz principal de este asunto: la venta de 4.5 millones de barriles de petróleo en petro, para iniciar así el proceso de oferta y demanda.

 

Otro paso importante hacia la segunda fase es la transformación de la Plataforma Patria en una Casa de Intercambio (Exchange) y que se llamará Patria Exchange.

Los analistas ya asoman que “la demanda la conformarán personas en el país, pero también clientes de empresas del Estado, comenzando por Pdvsa, que no operan en Venezuela, pero que van a necesitar pagar, por ejemplo el petróleo, con petros”, mientras que sobre la plataforma Patria Exchange recomiendan “establecer un cierto control sobre el flujo de dólares que llegan a la economía por tasas, servicios y comercio exterior”.

 

Lo indudable es que esta criptomoneda está tomando fuerza hacia el mercado secundario, tratando de evadir las sanciones financieras aplicadas por Estados Unidos.

 

En pro de la construcción de la nueva economía Petro, se debe insistir en el uso de este criptoactivo en cualquiera de sus formas, sea para pago o intercambio: pagos en petros con el sistema BioPagoBDV; comprando vía código QR de la billetera PetroApp; cancelando con PuntoYa en BDVEnLínea; cambiar a bolívares o a criptomonedas vía exchanges; transferencias de Petros.

 

Referente al cobro de los servicios en petros “institución o funcionario que no cumpla estos decretos y estas órdenes deberá responder directamente ante mí”, ha dicho el presidente Maduro de manera tajante.

 

(Ciudad Ccs)

Comentarios Facebook