La elección de un nuevo secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA) parecía estar definida en favor de la reelección del uruguayo Luis Almagro. Sin embargo, una votación en bloque de los países del Caribe y el liderazgo de México y Argentina podrían torcer la balanza hacia la excanciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa.

 

La Organización de Estados Americanos (OEA) elegirá a su próximo secretario general el 20 de marzo de 2020, de acuerdo al calendario que las 35 naciones del bloque fijaron a finales de 2019. Allí, los países deberán votar entre las tres candidaturas que quedaron definidas: la del propio Almagro, la de la excanciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa y la del embajador de Perú en Estados Unidos, Hugo de Zela.

 

A diferencia de lo que sucedió en 2015, la candidatura de Almagro no fue presentada por su país natal, Uruguay, sino por Colombia, con el apoyo expreso de EEUU. De hecho, el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez (que dejará su cargo el 1 de marzo de 2020) rechazó la posibilidad de impulsar la candidatura de Almagro por tener «importantes matices» con su gestión. De todos modos, el presidente que asumirá el 1 de marzo, Luis Lacalle Pou, sí apoyará la reelección del actual secretario general.

 

La candidatura de Espinosa, en tanto, fue impulsada por las delegaciones de Antigua y Barbuda y de San Vicente y las Granadinas. Al igual que con Almagro, la candidatura de Espinosa no contó con el apoyo de su país natal, cuyo presidente, Lenín Moreno, apuesta a la continuidad de Luis Almagro.

 

El tercer candidato, De Zela, sí fue impulsado por su país natal y se mantiene como un hombre de confianza del presidente peruano, Martín Vizcarra.

 

En un reporte del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), las analistas internacionales Arantxa Tirado y Tamara Lajtman proyectan cómo podrían darse los votos en una primera vuelta, con la posibilidad real de que Almagro pierda la reelección.

 

En su análisis, las especialistas recuerdan que Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas comparten la Comunidad del Caribe (CARICOM) con el resto de las naciones del Caribe. Si bien consideran que esos dos países «tendrán más difícil lograr el consenso entre ello para votar en bloque como suele ser su costumbre», advierten que «una votación en bloque podría garantizar la victoria de Espinosa en primera vuelta».

 

Elecciones en la OEA: ¿quién vota a quién?

 

En efecto, una proyección de votos de Celag indica que Espinosa podría alcanzar los 18 votos necesarios en primera votación gracias a los apoyos de:

 

-México

-Argentina

-Panamá

-Nicaragua

-Antigua y Barbuda

-Barbados

-Dominica

-Granada

-Guyana

-Haití

-Jamaica

-Monserrat

-Santa Lucía

-San Cristobal y Nieves

-San Vicente y las Granadinas

-Surinam

-Trinidad y Tobago

-Bahamas

 

Por el contrario, según el mismo análisis, Almagro reuniría solo 14 apoyos en una primera votación: 

-EEUU

-Ecuador

-Colombia

-Canadá

-Uruguay

-Brasil

-Paraguay

-Bolivia

-Chile

-Belice

-Honduras

-Guatemala

-El Salvador

-la representación de Juan Guaidó.

-De Zela, en tanto, obtendría únicamente el voto de Perú.

 

La postura de María Fernanda Espinosa

 

Una victoria de Espinosa significaría la llegada de una mujer a la Secretaría General de la OEA por primera vez en la historia. Además, representaría un quiebre en la postura de enfrentamiento que marcó Almagro con respecto a los gobiernos de Nicolás Maduro en Venezuela o Evo Morales en Bolivia, por ejemplo.

 

Espinosa, que fue presidenta de la Asamblea General de Naciones Unidas entre 2018 y 2019, se ha mostrado afín a promover el diálogo en Venezuela como forma de lograr acuerdos entre el Gobierno de Maduro y la oposición.

 

(Sputnik)

Comentarios Facebook