Los presuntos delincuentes fueron señalados por varios medios de ese país, que aseguran que habían pedido un rescate por la victima a su familia.

 

Según El Universal, el hijo de la secuestrada encontró la ubicación del celular de su madre y acudió a una patrulla de la policía pidiendo ayuda. Los agentes lo acompañaron al lugar que señalaba el GPS, que era un hotel de la Colonia Arenal de Guadalupe, en Tlalpan, localidad de Ciudad de México.

 

Allí, continúa el mismo medio, el gerente del establecimiento los llevó a revisar las cámaras de seguridad y se percataron de que la mujer, de 70 años, había ingresado con otras tres personas, relata ese medio.

 

Entonces los policías se dirigieron a la habitación con el encargado y abrieron la puerta con un duplicado de la llave, encontrando a la señora en una cama, desnuda, atada y con el rostro cubierto, prosigue el diario.

 

Los oficiales sometieron a los tres colombianos presentes en la habitación, considerándolos responsables del secuestro. El informativo C4 Noticias los identificó como “David y Carlos Benavides, de 21 y 24 años, así como a su prima Italia Lucía Rhenals”.

 

Sin embargo, Milenio indica que los hombres podrían ser hijos de la que identificó como Itala Lucía, de 51 años.

 

“¡Ya valió madre, es la policía!”, habrían exclamado con un llamativo modismo mexicano los presuntos secuestradores al verse rodeados.

 

C4 agrega que los supuestos responsables habrían amenazado con matar a su víctima si no se les pagaban 300 mil pesos mexicanos.

 

(Pulzo)

Comentarios Facebook