El Papa Francisco pidió perdón este miércoles 1 de enero “por el mal ejemplo de ayer”, cuando una mujer intentó sujetarlo de forma brusca, acto al que respondió con manotazos.

 

“Muchas veces perdemos la paciencia, también yo. Pido perdón por el mal ejemplo de ayer”, dijo el Papa previo al rezo del Ángelus en la primera misa del año.

 

Durante la misa el Papa abordó la violencia de la que son blanco cotidiano las mujeres.

 

Afirmó que un mundo mejor solo será posible al tratar a las mujeres con dignidad. “Si queremos un mundo mejor, que sea una casa de paz y no un campo de batalla”, dijo el máximo representante de la iglesia católica.

 

Las mujeres son donantes y mediadoras de paz y deberían estar completamente asociadas con los procesos de toma de decisiones”, complementó.

 

(AP)

Comentarios Facebook