El exgobernador de Massachusetts, Deval Patrick, anunció este miércoles 12 de febrero que renunció a su postulación para la nominación presidencial demócrata, marcando la partida de la última carta de la izquierda afroamericana en una disputa que comenzó abarrotada de candidatos.

 

Patrick tiró la toalla después de haber tenido un mal desempeño en las primarias del martes en el estado de New Hampshire, la segunda competencia regional en la batalla para convertirse en el candidato de los demócratas para desafiar al presidente Donald Trump en las presidenciales de noviembre.

 

“La votación de anoche en New Hampshire no fue suficiente para crear el viento práctico que impulse nuestra campaña para pasar a la siguiente ronda de votación”, sostuvo Patrick en un comunicado.

 

“Así que decidí suspender la campaña, con efecto inmediato”, subrayó.

 

Su salida se produjo un día después de que el empresario asiático-estadounidense, Andrew Yang, abandonara la carrera, dejando solamente a una persona de etnia no caucásica en el campo demócrata, Tulsi Gabbard, una congresista representante de Hawai.

 

La largada de la competencia interna demócrata tenía 28 aspirantes, incluidos siete de minorías étnicas, pero con las renuncias progresivas acaba quedando con solo ocho candidatos, liderados en las encuestas y las dos primeras votaciones por el senador progresista Bernie Sanders y el exalcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg.

 

(Agencias)

Comentarios Facebook